11.1.10

Avatar, Bienvenidos a Pandora

Año nuevo, film nuevo... Llegando desde finales de los noventa James Cameron nos trae debajo del brazo la película, que según todos revolcuionara la manera de comprender el cine.
La historia se centra en Jake Sully (Sam Worthington) un marine parapléjico que es enviado a Pandora, un planeta con vida, a participar en el proyecto de la doctora Grace Augustine (Sigourney Weaver), en que una serie de científicos controlan un seres conocidos como avatares que son físicamente iguales a los habitantes de Pandora, los Na'vi. Pero el proyecto, que es solo de investigación, empieza a complicarse cuando, por un lado, el malvado Coronel Miles Quaritch (Stephen Lang) esta decidido a destruir a los Na'vi para conseguir una materia prima de un alto valor en la tierra. Y por el otro lado, nuestro héroe que es aceptado dentro una tribu alienígena se enamora de la joven princesa Na'vi, Neytiri (Zoe Saldana). Así llegando al nudo de la historia, en que los Na'vi, liderados por el marine convertido en líder nativo, se enfrentan a las temibles fuerzas invasoras.
Respecto a la idea de que esta película revolucionará el cine, no la niego, o como mínimo no la niego al completo, ya que a nivel de efectos especiales y uso de las tecnologías en la generación de Pandora, los Na'vi y la demás fauna que habita el planeta, es incuestionable. El problema de "Avatar· viene cuando uno se para a ver la película, no solo a nivel técnico, sino a nivel argumental y contextual, así pues podemos ver que la historia base del film es una readaptación futurista de la historia de Pocahontas, con elementos extraídos de otras películas como Matrix (véase el hecho de la conexión mental de los avatares, o los robots pilotados por los soldados), o como Star Wars o ESDLA (respecto a la creación de seres cada vez más raros, o la invención de lenguas al completo, la lengua Na'vi es posible aprenderla a través de internet, y no es una broma), o escenas copiadas como la mítica escena de Apocalypse Now, ahora con naves espaciales o pseudo-helicópteros en lugar de helicópteros, y así podríamos seguir. Estos parecidos, más que razonables, llega un momento en que uno se pregunta si son tributos o imitaciones, ya que son excesivos.
Finalmente, hace falta volver al tema argumental en que no solo se parece a Pocahontas, sino a una cantidad infinita de películas en que el chico de dudosa categoría al final ve la luz y se pasa a los buenos. Además en algunas escenas del último tramo de la película, en que los animales de Pandora devoran a los humanos, en este film el público se posiciona en favor de los nativos, pero hay numerosos films en que la misma escena se puede utilizar en dirección contraria en que los aliens son los malos (véase Starship Troopers, peli mala pero para el caso el mejor ejemplo).
Además, el hecho que los humanos busquen una materia energética de alto valor, recuerda las guerras llevadas a cabo por Estados Unidos en el Golfo.
En cuanto al trabajo de los actores es más que aceptable, pero la mala calidad del guión y de la historia hace que segundos después de salir de la sala, no recuerdes el nombre de ninguno de los personajes. Solo mencionar que Giovanni Ribisi (60 segundos, El Vuelo del Fénix), que interpreta al magnate energético, Parker Selfridge, hay momentos en que su expresión facial te hace dudar sobre si tiene conciencia, pero los actos son claramentes egoístas, no se si es fallo de guión de interpretación, o que James Cameron quería que nos planteáramos esta duda, y lo que consigue mas que dudas son confusiones.
En conclusión, una buena peli de acción y efectos especiales, pero que nadie busque historias profundas ni grandes guiones. Solo una pega, para ser en 3-D es demasiado larga, casi 3 horas.

Valoración: 3,5/5


Recomendación de la semana: Un buen año (Ridley Scott, 2006)
Una comedia romántica sin nada de azúcar añadido, ligera, sin ser simple, la historia perfecta, los personajes y los actores también, Russell Crowe esta increíble en el papel de corredor de bolsa despiadado, pero que en realidad es humano como todos. Un corredor de bolsa recibe en herencia de su tío, una casa en la Bretaña Francesa, donde se desplaza con intención de venderla, pero al llegar va recuperando todos los recuerdos de un verano de cuando era un niño, llegando a la diatriba de vender la casa y olvidar todo aquello, o quedarse en ella para revivirlo con viejas y nuevas compañías.

Valoración: 4,5/5


Seguir la pista a... El Cazarecompensas (Andy Tennant, 2010)