19.3.10

Cabras, Jedis, hippies...


Al salir de la sala, la pregunta general es ¿que ha sucedido ahí dentro?. Grant Heslov, desconocido por el nombre, pero por la cara a más de uno le hará recordar la precuela de la Momia, el Rey Escorpión, donde aparece como compañero patoso de Dwayne Johnson, esta vez llega a nuestras pantallas como director y, concretamente, en su primera gran producción, por ello le daremos la ventaja de la duda, ya que si sigue así será más un director para unos pocos freaks.
Un periodista, Bob Wilton (Ewan McGregor), frustrado por su desgraciada y rutinaria vida decide ir a Iraq en busca de la noticia, pero en u hotel de Kuwait conoce a Lyn Cassidy (George Clooney) un antiguo soldado de una división completamente desconocido llamada el Ejército de la Tierra, donde aprendió a luchar por y con la paz, de mano de Bill Django (Jeff Bridges), un oficial que quiso entrenar a unos soldados de elite con técnicas de la paz al más estilo jedi, en realidad, maneras de comprender la existencia de los hippies. Mientras Lyn assegura estar cumpliendo una misión para el Ejército de la Tierra, le cuenta a Wilton su historia y la de sus compañeros durante la existencia de dicha división.
Esta es la excusa para que se produzcan una serie de gags, a cada cual más absurdo y sin mucha relación entre ellos exceptuando la pseudo road-movie que viven McGregor y Clooney. Durante los primeros minutos en que se desarrolla la instrucción de los "jedis", el film se quiere parecer al Gran Lebowski o a Kiss Kiss Bang Bang, pelis de humor negro y absurdo por antonomasia, pero cuando parece que la cosa va bien, la película se torna insustancial y lo que la aguanta es la expectativa a ver cual es la locura del personaje de Clooney o el recuerdo de su vida como "jedi". Exceptuando los papeles de Clooney y Bridges -que no deja de ser una versión de The Dude del Gran Lebowski-, el resto del film es más bien soso y sin muchas risas, incluso el personaje de Kevin Spacey, el "malo" de la película, al que se le caracteriza -al estilo Stewie Griffin- con exceso en su perversidad, llevándolo a hacerse más odioso que gracioso por sus "maléficos" planes.
En conclusión, una película más bien floja -solo la aguantan Clooney y Bridges- y sin muchas risas a pesar de que se vendiera con eso. Lo único que se debe aceptar es que cuando la filmaron se lo debieron pasar bastante bien, ya que hay escenas de auténtico absurdo.

Valoración: 3/5


Recomendación de la semana: Kiss Kiss Bang Bang (Shane Black, 2005)
Cine negro y surrealismo unidos una vez más para hacer llegar a la risa con las escenas más macabras inimaginables. Harry (Robert Downey Jr.), un ladrón perseguido por la policía, irrumpe sin saberlo en una prueba de casting y es fichado en Hollywood para interpretar a un matón en una película. En Los Ángeles le asignan, para que prepare su papel un detective privado de aspecto duro y homosexual confeso, Gay Perry (Val Kilmer). Cuando conoce a Harmony (Michelle Monaghan), una guapa aspirante actriz, y empiezan a aparecer cadáveres, Harry deberá esforzarse para sobrevivir en la jungla hollywoodiense. Increíble actuación de Downey y Kilmer, que llegan a niveles de la Extraña Pareja, pero con cadáveres por medio. Hilarante cinta de cine negro de ritmo vertiginoso y humor punzante con un argumento bien buscado.

Valoración: 4/5