1.4.10

El Концерт

Radu Mihaileanu, directo rumano criado profesionalmente en Francia, nos presenta, lo que debiéramos considerar sus opera prima, El Concierto. En la época de Brezhnev, El Concierto de Tchaikovsky dirigido por el mejor director que ha tenido la orquesta Bolchoi, Andrei Filipov (Aleksei Guskov), es interrumpido por orden de la Nomenklatura, y sus componentes desprestigiados, como el propio director que es degradado a hombre de la limpieza. De todo ello ya han pasado 30 años, y Filipov aún espera una segunda oportunidad, que no conseguirá a menos que se la de el mismo, y así lo hace cuando, limpiando el despacho del director del Teatro Bolchoi, consigue un fax en que el Teatro del Châtelet de París invita al Bolchoi a tocar, pero el Bolchoi que se presentará en París no será el del 2009 sino el de 1979, y para ello y con la ayuda de su amigo y violencelista, Sacha (Dimitri Nazarov), volverá a reunir a los antiguos componentes para poder así terminar su mayor interpretación interrumpida treinta años antes. El resto de la trama transcurre en las distintas situaciones que provoca una orquesta con músicos que hace años que no son profesionales, y que la mayoría de ellos no han ido a París a acabar lo que no terminaron en 1979, sino a pasarse-lo bien gratis.
Director y reparto poco conocidos en nuestro país, con excepción tal vez de la violinista, Anne-Marie Jacquet (Mélanie Laurent) que participó en Malditos Bastardos de Tarantino, o el director del Teatro del Châtelet, Olivier Duplessis (François Berléand) que muchos recordarán por ser el Inspector Tarconi en la saga Transporter. Pero a pesar del poco brillo del nombre de sus estrellas, la película tiene suficiente luz propia como para ser considerada una de las mejores comedias de este año a nivel europeo.
Divertida, amena, con los toques necesarios de sentimentalismo y de situaciones absurdas, lo que podríamos llamar una película de gourmet, a pesar de ello, y debido a su procedencia pasará sin pena ni gloria por nuestras carteleras.

Valoración: 4/5


Recomendación de la semana: El Tormento y el Extasis (Carol Reed, 1965)
Para aquellos que los libros de arte e historia se le hagan pesados, aquí os traigo, casi des del olvido, la historia de los frescos de la Capilla Sixtina. En uno de sus mejores papeles, a pesar de no ser muy recordado, Charlton Heston es Miguel Ángel, un escultor presionado por el Papa Julio II, interpretado por Rex Harrison, para que pinte el techo de dicha capilla, obligación que le llevará al artista a una crisis de inspiración, para más tarde terminar una de sus obras maestras. Película impresionante y apasionante, que peca un poco de lentitud pero que el resultado final es un gran film.

Valoración: 4/5