4.7.10

El Hombre Lobo, la manera de gastar millones de dólares sin ganas de tener beneficios


Recientemente ha vuelto a nuestras pantallas uno de los clásicos de la ciencia ficción y el terror, el Hombre Lobo, en forma de remake del clásico de 1956. Como acostumbra a suceder con la mayoría de remakes, la versión original era mejor, y esta vez no es una excepción. Como ya anunciamos en el título de la crítica, esta versión del Hombre Lobo, a pesar de ser uno de los estrenos más esperados del año, al llegar a nuestras pantallas, y a las del mundo entero, ha pasado con más pena que gloria.
El argumento gira en torno a un joven actor, Benicio Del Toro, regresa a su Inglaterra natal por la sospechosa muerte de su hermano a manos -o a garras- de una extraña criatura, pero mientras lo investiga es atacado por esta bestia, y se convierte en un hombre lobo, que las noches de luna llena se dedica a devorar todo bicho viviente, sobretodo humanos.
Mientras que el film de 1956 se convirtió en un clásico y un imprescindible en cualquier filmoteca de terror, esta versión será olvidada con rapidez, y sobretodo por el bajo nivel de la historia, ya que el trabajo de los actores, dentro de lo posible, es bueno.
Con esta producción Universal ha hecho una importante inversión económica para contratar actores de alto nivel, generar espectaculares efectos especiales y crear una historia de gran valor fílmico, lo primero lo consiguió ya que Benicio Del Toro, Emily Blunt, Anthony Hopkins y Hugo Weaving, por mencionar solo los principales, no tienen el caché muy bajo, porque todos son muy buenos actores además de estar en su momento óptimo, pero han sido mal utilizados, como ya hemos comentado, ya que el guión es pobre, aburrido y muy previsible.
En cuanto a los efectos especiales destacan por su pobreza, por crear unos hombres lobo poco reales y muy rígidos, además de tener un nivel muy bajo en cuanto a maquillaje, ya que ni Del Toro ni Hopkins cuando están maquillados pueden cerrar la boca.
Las fuentes de la película parece ser que son reducidas, ya que cuando el personaje de Blunt está investigando sobre la licantropía, la imagen que aparece de forma más notable, es un gravado supuestamente del siglo XVIII, pero lo más probable es que los especialistas asesores del film lo obtuvieran del artículo sobre dicho tema en la versión inglesa de wikipedia, algo que no debería suceder.
Como curiosidad el logo inicial de Universal es el antiguo, en honor al clásico de 1956.
En definitiva, una pobre película de terror, con una ciencia ficción lamentable por el bajo nivel de los efectos especiales, y un argumento que destaca por su previsibilidad.

Valoración: 1,5/5