6.7.10

Kick-Ass, la verdad sobre los superhéroes

Muchos libros han pasado al cine, muchas obras de teatro, videojuegos y, por supuesto, cómics, en concreto los cómics de superhéroes, como Spiderman, Batman, Superman, X-Men, Los 4 Fantásticos, etc. El último en llegar a la gran pantalla ha sido Kick-Ass, que cuenta la vida de un joven, Dave Lizewski, no muy popular en el instituto, ni inteligente, ni deportista, como él mismo dice "la única cualidad que tengo es pasar inadvertido", que decide hacerse superhéroe, para ayudar a la gente. Si en un principio solo quiere recuperar gatos, evitar el robo de coches y alguna paliza -cosas que no consigue- se verá involucrado en los trapicheos de la mafia neoyorquina liderarada por Frank D'Amico, los de una pareja -padre e hija- también superhéroes, pero un poco macabros, y los del hijo de D'Amico, que quiere participar de los negocios de su padre.
Con todos los tópicos habituales de los filmes de superhéroes -a excepción que los de esta película no tienen poderes sobrenaturales-, un joven incomprendido y marginado que quiere hacer el bien, un malo malísimo que es avaricio y sin escrúpulos, una chica guapa, que por extraño que parezca se interesa por el joven freak, pero que esta enamorada del héroe, etcétera, etcétera. Todo ello combinado con un excelente sentido del humor -a veces un poco salvaje y sádico- da como resultado esta película, claramente para niños y adolescentes, pero que también gustará a a los mayores.
Un reparto excelente, como el actor que interpreta a Kick-Ass, Aaron Johnson, una nueva cara que después de este film empezará a hacerse oír, Christopher Mintz-Plasse, un experto en comedias adolescentes y gamberras, y en este film lo demuestra al interpretar al hijo mimado de un mafioso. Y para acabar dos menciones, la primera, la aparición de Nicolas Cage como superhéroe padre, con mucha mala leche y unos deseos muy sádicos, pero todo ello con un motivo muy profundo, e interpretado a la perfección por este magnífico actor, y la segunda para Mark Strong, que después de varias películas, como Sherlock Holmes o Robin Hood, se va encuadrando en papeles de malo, y lo mejor es que sabe reírse de su trabajo, como hace en la cinta que nos ocupa, pero sin que su personaje se convierta en una caricatura grotesca de otros papeles que haya interpretado.
En conclusión, un magnífico film, muy típico, pero que te permite pasar una buena tarde con risas, y, algo que me ha sorprendido, sin que se sienta vergüenza ajena de los personajes, algo que en otras películas de superhéroes, sobretodo en Spiderman, es muy habitual.

Valoración: 3,5/5