5.8.10

Toy Story 3, hasta el infinito y más allá


Después de diez años de descansar en las estanterías de las tiendas y videoclubs, Woody, Buzz y sus compañeros de siempre se han puesto las pilas de nuevo para sorprendernos con su nueva aventura. Estos diez años también han pasado en la vida imaginaria de Toy Story, y Andy, el agradable niño que jugó con ellos en las otras dos películas, ya tiene edad para ir a la universidad, y los juguetes, o los pocos que quedan, sin utilizar desde hace tiempo, saben que tienen dos salidas, la basura o el ático, desgraciadamente, por una confusión, los juguetes son destinados a la basura, pero en el último momento logran huír hacia Sunny Side, la guardería del barrio, donde parece que volverán a divertirse. Pero el malvado oso Lotso, el mafioso que controla a los juguetes de la guardería, se las hará pasar "canutas", a partir de entonces buscaran la manera de huir de allí para volver con Andy e ir con él a la universidad. Una historia típicamente Disney, es decir, divertida pero con muchos momentos tristes o de ternura excesiva, pero, como siempre, con final feliz.
El equipo de dobladores es el mismo, Tom Hanks, Tim Allen, Joan Cusack, Don Rickles y Wallace Shawn, con las nuevas incorporaciones de Ned Beatty y Michael Keaton, además, y por raro que parezca, la voz de Andy se la da John Morris, el mismo que los hizo en las dos anteriores ocasiones.
Los creadores y directores de Pixar son los mismos que les dieron vida hará ya más de una década, John Lasseter, Andrew Stanton y Lee Unkrich, pero esta vez no solo hay una buena historia, sino que además hay muchos momentos divertidos -como los bailes aflamencados de Buzz-, que sospechosamente tienen un cierto aire de la saga de la competidora Dreamworks, Shrek, cosa que se entiende por el éxito que ha cosechado el ogro verde durante estos años del descanso de los juguetes.
Depués de lo floja que fue la segunda parte, Toy Story 3 renueva la saga con más humor y una nueva forma de crear la aventura en estas películas, pero tiene la pega que el tipo de gags que hacen de esta una muy buena cinta son, como ya hemos comentado, muy parecidos a los de la saga de Shrek.
A pesar de ello, es una muy buena película, con demasiado azúcar, pero al fin y al cabo entretenida y muy divertida.

Valoración: 3,5/5