30.9.10

Centurion, los Romanos vuelven a la gran pantalla

El final del verano de este año se refresco con una historia épica, al más puro estilo del peplum, sobre un centurión, Quintus Dias, hijo de un gladiador que sobrevivió para conseguir la libertad, que lucha en tierras britanas contra los bárbaros para expandir el vasto Imperio Romano. Pero la lucha de guerrillas, a la que se ven abocados los soldados romanos, provoca más derrotas que victorias. Después de una fuga, una traición y una terrible emboscada, de la Novena Legión romana solo quedan un pequeño grupo legionarios, liderados por Dias, que se impondrán la misión de salvar de las manos de los bárbaros a su querido general, y más tarde para salvar la vida y volver a casa, creando a partir de aquí una epopeya que recorre los duros paisajes de una Britania muy diferente a la de hoy.
Esta cinta puede ser catalogada como la mezcla perfecta de dos filmes épicos actuales, 300 (Zack Snyder, 2007) y Gladiator (Ridley Scott, 2000), con una magnífica estética de cómic y una historia, inspirada por la de Ridley Scott, Centurion resulta ser una agradable cinta de aventuras épico-históricas, con reminiscencias de ESDLA: La Comunidad del Anillo, solo como ejemplo hay una escena que es igual a la de la comunidad cruzando las montañas nevadas de la Tierra Media.
Con una ambientación bastante apropiada, y mejor lograda que en filmes ambientados en la misma época como El Rey Arturo (Antoine Fuqua, 2004), se aleja de las "falditas" cortas de los filmes de romanos de los años 50 y 60, consiguiendo un realismo mucho más que necesario en las películas de época histórica.
Michael Fassbender habituado a este tipo de papeles, como ya nos demostró haciendo de Stelios, uno de los más salvajes de los espartanos de 300, vuelve a encarnar a un feroz soldado, pero esta vez romano, el Centurion Quintus Dias, y lo hace demostrando que es uno de los tipos duros del cine. Junto a él un compañero de reparto en 300, Dominic West, que hizo en 300 de traidor, aquí hace de un duro general romano, con la misión de derrotar a los bárbaros de Britania, con la de Olga Kurylenko, una de las últimas Chicas Bond, en el papel de una bárbara muda que sirve a Roma como exploradora. El líder de los bárbaros, Gorlacon, es interpretado por el rudo actor de origen danés, Ulrich Thomsen. Estos son los líderes de un magnífico reparto, que a pesar de ser habitualmente secundarios, aquí actúan como grandes estrellas, algo que con el tiempo se convertirán, y entre ellos un grupo de actores británicos habituales en las tv-movies de la BBC, muestran que pueden salir de la pequeña pantalla.
Últimamente que vuelven a predominar las cintas de 90 minutos, y que las largas duraciones solo permanecen en cintas muy concretas, esta se convierte en una de las mejores realizaciones, de hora y media, que se han hecho para poder ver la guerra de guerrillas que predominaba en las conquistas de los romanos fuera del continente europeo, sin dejar de ser una cinta de acción superficial, pero que por su originalidad en la historia destaca entre las demás.

Valoración: 3,5/5