23.9.10

Cook Movies: Deliciosa Martha vs. Sin reservas. 2 filmes, 1 misma historia

Adentrándose en el "cine de fogones", una de las primeras películas que aparecen en la lista de recomendables es Sin reservas (Scott Hicks, 2007), una producción estadounidense en que se narra la historia de Kate (Catherine Zeta-Jones), una chef de un reconocido restaurante de New York, que al perder a su hermana en un trágico accidente de coche debe hacerse cargo de su sobrina, ahora huérfana, con todos los problemas que eso conlleva para ella, una mujer solitaria y pragmática, pero aparece el que podría ser su enemigo en la cocina pero que se convertirá en su ángel salvador en la relación entre ella y su sobrina, un chef de un restaurante italiano, completamente antagónico a ella, Nick (Aaron Eckhart). A pesar de un principio dramático y alguna que otra escena triste -sobretodo las protagonizadas por Zoe (Abigail Breslin)-, este es un argumento de clásico de comedia romántica, muy típica americana, con happy end, etcétera, etcétera.
Lo que me sorprendió -a mí un desconocido de los filmes de cocina, pero acostumbrado a cosas de estas- era que este film era un remake de un film alemán del año 2001, algo, que si uno se para a pensar, no resulta muy sorprendente frente a la poca imaginación de los realizadores de cine de hoy en día. Lo grave de la situación no fue el remake -algo muy de moda además- sino que el guión, base de todo el film, era una copia -permitida por lo menos- palabra por palabra del guión del film Deliciosa Martha (Sandra Nettelbeck, 2001), cambiando tan solo los nombres de los personajes y el emplazamiento del film, ya que en su versión original la acción sucedía en Frankfurt. Después de un descubrimiento como este -para el que no hace falta ser Sherlock Holmes o Hercules Poirot para averiguarlo- llegue a la conclusión que tratándose del mismo film, pero con enfoques diferentes me veía en la obligación de hablar de ellos a la vez, por ello este artículo, que podríamos llamar comparativa o "combate de filmes".
Como ya hemos dicho el argumento es el mismo, así pues solo debemos cambiar los nombres de Kate por el de Martha (Martha Klein), el de Nick por Mario (Sergio Castellitto) que además de ser un chef de un restaurante italiano es italiano, y Zoe por Lina (Maxime Foerste), y en lugar de tratarse de la ciudad de Nueva York es Frankfurt.
A partir de ahora empieza la parte complicada del crítico de cine, ¿cuál de las dos películas es mejor que la otra? La respuesta es, a priori, evidente, ya que si es una es la copia de la otra, la que posee el valor fílmico, merecedor de una copia en EUA, es la original. Pero después de un análisis más detallado -y con un par de visionados de cada film- esta evidencia se convierte en duda, ya que la versión americana también posee un valor importante, no tan solo por los actores -de calidad incuestionable- sino que el film es enfocado desde una perspectiva diferente, más americana -evidentemente- con un optimismo inicial contrapuesto con un pesimismo inevitable por la muerte de una hermana y madre, con una evolución más idealista para llegar a un happy end idílico propio del cine que tanto gusta en EUA, donde todo es posible. Mientras que la versión europea mantiene en todo el film un mismo nivel de realidad, nunca llega al extremo del idealismo, sino que, a pesar de coincidir con en el final feliz, incluso más feliz que el americano, se mantiene durante toda la historia un actitud más realista de lo sucedido, sin llegar al sueño americano. Esto provoca que mientras que Sin reservas resulte una tragicomedia romántica como otras, Deliciosa Martha posee este toque que da el cine europea, que a pesar de ser también una comedia es mucho más creíble. De aquí se desprenderá, al final de este artículo, mi valoración, que, espero, sea acertada.
En definitiva, ambos filmes son de factura más que aceptable, pero el tratarse de una copia casi exacta la una de la otra, la copia, como es normal, pierde valor, pero sin dejar de ser una buena película. Ambas son muy recomendables para pasar una agradable tarde de fin de semana en la que es mejor ver un DVD, que no la televisión.

Valoración (Deliciosa Martha): 4/5
Valoración (Sin reservas): 3/5