29.9.10

El Americano no es el nuevo Chacal

La nueva cinta de Anton Corbijn, un habitual de los documentales on the road y vídeos musicales de grupos musicales como U2, Depeche Mode o Metallica, es un thriller de acción, llamado El Americano. La acción gira entorno a Jack (George Clooney), un solitario asesino a sueldo, deprimido por su vida monótona y triste, que pierde la puntería y su habilidad y se convierte tan solo en "mecánico" para otros asesinos, como una mujer, Mathilde (Thekla Reuten), que le hace descubrir lo que el sospecha, que esta al final de su carrera y de su vida deprimente. El se propone hacer una vida normal, entablando relación con una prostituta, Clara (Violante Placido) -que tiende a ir ligera de ropa-, en el pueblo de la Toscana donde se esconde de sus posibles asesinos.
El argumento es extrañamente parecido a The Matador (Richard Shepard, 2005), un asesino a sueldo que se ve sobrepasado por su vida y busca la redención y la vuelta a una vida tranquila, pero a pesar de ello el buen planteamiento se ve perdido en una mala representación de los hechos del guión, no por el trabajo de los actores, ya que Clooney está excelente en este papel, sino por el tempo lento y poco trabajado que Corbijn da al film, ya que parece más un film de carretera de un grupo de música que no un thriller dramático de acción, además lo que podría sorprender de películas que se enmarcan en este género en esta es totalmente previsible desde los primeros minutos de la cinta.
Como ya hemos dicho Clooney se aleja de sus papeles habituales de guaperas pseudo-nervioso, aquí hace de alguien frío que descubre que tiene corazón después de años de saberlo. La única pega es que Clooney alejado de este tipo de personajes se le intuye incómodo ya que de vez en cuando hace esas expresiones y miradas que lo han hecho famoso, y mientras que en Up in the Air, consiguió convencer como actor dramático, aquí se le ve fuera de lugar. Junto a él un tropel de actores, y actrices sobretodo, del norte de Europa -el director paso por su país a reclutar el reparto- y algunos italianos con pocas líneas.
Solo como apunte comentar que la Toscana, habitual de comedias románticas con happy end, se convierte en un lugar árido y frío donde el personaje de Clooney se deprime más aún de lo que ya está.
El que podría a ver sido el film, mucho más dramático, sucesor del clásico Chacal (Fred Zinnemann, 1973), no es más que un film anecdótico con aires de cine "serio" y de calidad, que pretende hacer humanismo sobre la vida de un asesino, deja un mal sabor de boca, hecho que demuestra que no todas las buenas ideas acaban resultando buenos filmes.

Valoración: 2,5/5