18.10.10

Gru. Mi Villano Favorito, a veces las cosas no son como son

Los teasers y los trailers crearon una serie de expectativas completamente falsas sobre esta película, esperábamos ver un personaje principal, Gru, un poco más carismático, un nuevo antihéroe sarcástico e irónica que permitiera hacer reír a los pequeños por sus acrobáticas caídas y a los mayores por los ingeniosos juegos de palabras, pero no ha sido cierto. En realidad nos encontramos delante de un personaje soso y muy previsible, incluso para encandilar a los pequeños, no por ella deja de provocar alguna que otra risa, pero como siempre ocurre en el mundo del cine se recurre a las comparaciones, y evidentemente no llega al nivel de las producciones de Pixar o Dreamworks.
Gru es uno de los más grandes villanos del mundo hasta que Vector, un nuevo supervillano, roba las pirámides Gizeh, haciendo que se sienta frustrado, entonces recupera uno de sus deseos de toda la vida, robar la Luna, y para ello deberá conseguir todas las herramientas necesarias para llevar a cabo este descabellado plan, contará con la ayuda del Doctor Nefario y los minions, unos pequeños y divertidos currantes de color amarillo. Todo parece ir perfecto hasta que se mezclan en esta situación tres huérfanas, que provocarán quebraderos de cabeza a nuestro villano.
La versión original esta doblada por Steve Carrell, lo que se podría llamar un adicto a las tonterías como lo fue Jim Carrey en su día, como Gru, Julie Andrews como la madre de este, Jason Segel -conocido por ser uno de los protagonistas de Como conocí a vuestra madre- como Vector, y Russell Brand -el rockero de Todo sobre mi desmadre- en el papel de el Doctor Nefario.
En la versión española es donde reside el problema o la mala calidad de la cinta. El argumento está bien buscado, el tratamiento del 3D es excepcional sin perder el aspecto de dibujo animado, pero en el doblaje en español es donde peca la cinta, Florentino Fernández que últimamente se ha dedicado a doblar películas de animación, esta vez su voz no consigue cuadrar con Gru, si en Kung-Fu Panda Florentino Fernández conseguía hacerlo a la perfección, ya que el personaje de Po, el oso panda, era muy apropiado para él, su voz y sus gracias no pegan ni con cola en el personaje del villano, devaluando bastante la calidad de la película, llegando a que su voz se haga pesada y con ello el film.
La película en su totalidad es mucho más que aceptable, pero el detalle del doblaje en castellano -sin hablar de la BSO a cargo de David Bisbal- hace que pierda calidad e interés la cinta. A pesar de ello hace gracia, que es lo que busca, provocadas sobretodo por los simpáticos bichos amarillos secuaces de Gru, pero sin llegar los niveles de Shrek, Ice Age o Kung-Fu Panda.

Valoración: 2,5/5