8.10.10

Híncame el diente, la saga Crepúsculo es la nueva víctima de los creadores de Scary Movie

Después del estreno de Todo sobre mi desmadre, a principios del mes de agosto, todas las miradas se han puesto en Híncame el diente. El éxito que ha tenido la saga Crepúsculo ha sido tal que, como siempre, los creadores de Espía como puedas y Scary Movie, han fijado en ella sus ojos “malvados”. El tema de los vampiros siempre ha sido recurrente en cuanto a broma, ya desde Mel Brooks con Un Vampiro contento y feliz, hasta la parodia que hoy tenemos entre manos, han pasado multitud de películas en que estos personajes han sido vanalizados hasta el extremo. En esta ocasión, pero, como sucede con los últimos filmes de la comedia gamberra realizados por estos creadores, como Epic Movie o Disaster Movie, la broma del “caca-pedo-culo-pis” llega a ser tan simple que no tiene gracia, o tiene menos gracia. Como comentario general decir que si Scary Movie fue una innovación esta, es un refrito de las mismas bromas y los mismos gags, crueles en algunas ocasiones, que son mucho más que previsibles.
La historia es un resumen de la tres películas de la saga original en menos de una hora y media, cambiando tan solo los comentarios que en las películas "serias" puedan resultar profundos, por juegos de palabras más bien simples y recurrentes. Así pues la protagonista, Becca Crane, una chica tímida y “rarita” se muda a un pueblo perdido en las montañas de EUA, donde ya desde un principio ocurren cosas extrañas, donde vivirá con su padre, que hace años que no ve. Todo le augura que sera un estancia aburrida y traumática para una adolescente como ella, pero se encuentra por el camino con Edward Sullen, un vampiro guaperas, con el que siente enseguida una conexión casi mágica. Todo va bien hasta que descubre que es un vampiro, y se ve envuelta en una sociedad de sedientos y lujuriosos pirados con grandes colmillos, dando pie a las situaciones de risa fácil, de las que ya hemos hablado.
En mi opinión la saga original de Crepúsculo no es ni mucho menos una de grandes películas, sino todo lo contrario, un excusa para sacar de los bolsillos de las adolescentes dinero y del cerebro pensamientos normales, por ello encuentro excelente que Jason Friedberg y Aaron Seltzer, creadores todas estas parodias, se hayan cebado como lo han hecho en la saga, para demostrar tanto al público como a la crítica que son películas como cualquier otra e, incluso, peor que otras.
Un film no muy recomendable a no ser que tengas ganas de reirte un rato de absurdidades propias de este estilo de películas, pero muy positivo para bajar los humos a las exitosas películas de Crepúsculo.

Valoración: 2/5