21.10.10

La Red Social. Facebook se pasa a la gran pantalla

Primero llegaron las novelas, después los cómics, más tarde los videojuegos, desde el pasado día 15 de octubre han llegado al cine las páginas web, eso sí, no una página cualquiera sino Facebook. David Fincher y Aaron Sorkin, con la base de una novela -como no- de Ben Mezrich, se han atrevido a poner al descubierto la historia de Facebook, es decir, la historia de Mark Zuckerberg, Eduardo Saverin y Sean Parker, entre otros muchos de los que han intervenido en la creación de esta red social, y lo hace sin tapujos, se muestra la soberbia, la codicia y la envidia de todos los personajes, no se salva nadie ni el creador de Facebook, Zuckerberg, que en su momento quiso intervenir en la historia del film pero ni sus desbordantes bolsillos pudieron con la determinación de los creadores del film para contar la verdad, en que nadie queda bien parado.
Todo empieza cuando Erica deja a Mark, borracho hasta las cejas genera una página web con las imágenes de las chicas de las residencias de Harvard, para que voten cuales son más guapas y cuales no, al tiempo que va posteando en su blog el minuto a minuto. Facemash.com logra un éxito aplastante, llamando la atención de los hermanos gemelos y remeros Winklevoss, unos adinerados estudiantes de Harvard, para que Mark cree los códigos de su web, Harvard Connection -ahora ConnectU-, pero en lugar de eso Mark se dedica a crear algo, basándose en la misma idea, mucho mejor, theFacebook, algo que no parará de crecer y expandirse de universidad en universidad hasta llegar a Europa. Todo va bien, tienen una web exitosa y sin animo de lucro, pero el amigo y financiador de Mark, Eduardo, quiere sacar provecho de ella con patrocinadores, pero sus tratos y negocios no llegan muy lejos, hasta que se cruza en su camino Sean Parker -creador de Napster- y consigue que Facebook se convierta en una de las empresas más rentables de la historia. Esta historia no se relata tal cual, sino que sigue una serie de largos flashbacks originados durante las negociaciones entre todas las partes implicadas en las denuncias impuestas a Mark Zuckerberg, para contar la historia y poder ganar el juicio. Este enfoque permite ver al espectador a todos los personajes desde todos los ángulos, ya que hay más de un narrador.
David Fincher, creador de otros éxitos como Se7en (1995) o El Club de la Lucha (1999), consigue una vez más cautivar al espectador con una historia increíble y una realización perfecta, dando forma a algo que para los simples mortales, lejos de las cifras de más de tres ceros, es prácticamente incomprensible, y nos demuestra que aunque el dinero es una razón de peso en muchas discusiones, lo que al final realmente importa es la amistad, el valor y la generosidad, y como algo que en un principio era gratuito y para divertirse se convierte en el terror de un joven, que a pesar de ser billonario, según el film se queda sin sus más cercanos amigos.
Otro de los atractivos del film es el reparto, formado por jóvenes aún por descubrir, como Jason Eisenberg -en el papel de Mark Zuckerberg- que nos sonará por participar en Zombieland (2009), demuestra ser un excelente actor, que a pesar de estar encuadrándose en papeles de freak o nerd, consigue realizar papeles cómicos y dramáticos, incluso combinando ambos registros. Ademés de él aparecen en esta película Armie Hammer, Max Minghella, Andrew Garfield, y un sorprendente Justin Timberlake, en el papel de Sean Parker, que nos hace ver que es más que un cantante "guapito" de cara -y aún nos sorprenderá más poniendo la voz a Boo-Boo en la película de el Oso Yogui-.
Una película que va más allá de contar una historia, quiere hacernos pensar y hacernos ver ¿que es más importante para nosotros el dinero o la amistad? Y tal como anuncia su cartel "No haces 500 millones de amigos sin ganarte algunos enemigos".

Valoración: 4,5/5