10.10.10

Machete. La Serie B en primera clase

Los personajes de las cintas de acción cada vez surgen de los lugares más extraños e inimaginables. Todos conocemos a Danny Trejo, un actor latinoamericano famoso por sus papeles de tipo duro, mafioso mejicano o asesino a sueldo, pues ahora el discípulo y amigo de Quentin Tarantino, Robert Rodriguez, le ha dado una película a este peculiar actor. El personaje de Machete, que da título a la cinta, es un experto de los cuchillos y en concreto de los más grandes, los machetes, pero es un agente federal mejicano que debe huir de su país natal por que un mafioso de la droga acaba de matar a su familia y le ha malherido a él. Pero antes de adentrarnos del todo en el argumento de este film debemos hablar del origen de este personaje, podría ser de la mente del director, o de un amigo, etc., pero en realidad este personaje aparece por primera vez en un trailer ficticio al final de las películas Death Proof (Quentin Tarantino, 2007) y Planet Terror (Robert Rodriguez, 2007), un proyecto de ambos directores, llamado en conjunto Grindhouse, para recuperar el género de terror de Serie B. Pero en realidad el personaje existe desde 2001 en que apareció en la cinta del mismo director Spy Kids, haciendo de tío Machete de los jóvenes protagonistas, repitiendo en la segunda y la tercera entrega de la saga. Además de que desde que Robert Rodriguez llegó a Hollywood siempre cuenta con Danny Trejo para encarnar a personajes de características similares a Machete, como sucede en Desperado (1995) o El Mexicano (2003).
Después de su huida de Méjico, Machete sobrevive como obrero ilegal en los pueblos cercanos a la frontera mejicana, pero se ve involucrado en el malvado plan de un asesor del Senador, que actúa junto a la mafia que expulsó a Machete de su país, dando lugar a numerosas escenas subidas de nivel de sangre. Entre medio encontramos a la hija del asesor que es adicta a la drogas, a una mujer que lidera una red para ayudar a los inmigrantes ilegales a establecerse en EUA.
Ya lo hizo en Planet Terror y Tarantino en Death Proof, ahora Robert Rodriguez repite en recuperar películas de estilo de la Serie B, a las que ambos directores son aficionados, pero con actores y propaganda digna de las mayores superproducciones de Hollywood, y parece ser que es un sistema que les resulta rentable.
La parte débil de estos proyectos es que están dirigidos a un público muy en concreto, y son pocos los que se atreven a ver estos filmes a no ser que sea muy claro lo que van a ver, ademas de aquellos que les encanta la acción sea la que sea, pero a pesar de ello son películas con un guión y un argumento muy débil, y si no fuera por los excesos en las escenas de acción no conseguirían demasiado público.
El reparto es digno de las mejores thrillers de acción del cine americano, ya que además de tener a Danny Trejo, en la cinta aparecen Robert De Niro, Jessica Alba, Michelle Rodriguez, Jeff Fahey -el piloto de aviones de Perdidos-, y los desaparecidos Steven Seagal y Don Johnson, y el habitual de Rodriguez, Cheech Marin, además de la llamativa Lindsay Lohan.
A pesar del magnífico reparto y lo divertido del film, debemos decir que no es nada del otro mundo, sino más bien es lo que el director quiere que sea, un film de Serie B, y lo consigue, sin muchas dificultades además.
En definitiva un film para los amantes del estilo Tarantino y Rodriguez, y aquellos que les encante la acción, pero no apto para cardiacos.

Valoración: 2,5/5