15.10.10

Recomendación de la semana: La ruta hacia El Dorado (Bibo Bergeron & Will Finn, 2000)

Como siempre hacemos desde F.M.C. Cine apostamos por las cintas de animación, habitualmente olvidadas para el público purista y no consideradas obras fílmicas como otras cintas rodadas con personas. Hoy recomendamos la que fue la última, o de las últimas, películas de animación en 2D, antes de que todas las factorías, desde Disney a Dreamworks, se pasasen al 3D.
En esta producción de Dreamworks se recupera el mito de El Dorado que pobló el viejo continente, y sobretodo en la Península Ibérica, una ciudad hecha de oro, como la ciudad de Cibola, donde los techos eran de plata, y muchas historias más para llamar la atención de aventureros y cazafortunas de Europa. España 1519, Tulio y Miguel son dos pillos españoles que se ganan la vida jugando a los dados, trucados evidentemente, y entre lo que ganan se encuentra un mapa que lleva a El Dorado. Todo va bien hasta que deben huir, y sin quererlo se encuentran embarcados en uno de los navíos de Hernán Cortés, este los descubre como polizones y los encadena. Les espera un futuro oscura en las plantaciones de azúcar de Cuba, pero consiguen huir con la ayuda de Altivo, el caballo de guerra de Cortés, desgraciadamente se quedan sin provisiones y a la deriva por el océano atlántico, hasta que llegan a la playa, donde por casualidades de la vida hallan el primer indicio de la ruta hacia El Dorado.
Esta es una magnífica historia de aventuras al más puro estilo Disney, a pesar de pertenecer a Dreamworks, con momentos divertidos, de acción y emotivos, que harán las delicias de grandes y pequeños.
Siempre que las películas tratan temas de un cierto nivel histórico, sean o no de animación, siempre cometen anacronismos y fallos contextuales, que ahora no comentaremos, y este film no es una excepción, pero es tal vez de los que menos fallos tienen, porque a pesar de todo hubo un estudio previo para la realización de este film, pero hoy en día, a menos que sea un film que se jacta de su exactitud histórica, este tipo de errores no debemos tenerlos en cuenta, y mucho menos cuando estos se pueden contar con los dedos de una mano.
En la versión original las voces de los personajes principales, Tulio y Miguel, fueron cedidas por Kevin Kline y Kenneth Branagh, aportando unos matices propios de grandes actores como estos, mientras que en la versión española -y la catalana, ya que este fue uno de los primeros filmes de animación de primera clase que fue doblado en catalán- la voz de Tulio la pone, el que hoy es presidente de la Academia de Cinema de Catalunya, Joel Joan.
En definitiva una excelente cinta de animación, que demuestra que el 2D no ha quedado desfasado y puede aún dar mucho de si, como lo han justificado más tarde el film de Los Simpson y Tiana y el Sapo.

Valoración: 4/5