5.10.10

Todo sobre mi desmadre, la comedia gamberra se acerca a la calidad

La llamda comedia gamberra esta en su momento de maxima expasión, si desde que Leslie Nielsen interpretara al famoso espía en sus alocadas aventuras de Espía como puedas, hasta el último estreno del que ya hablaremos, Híncame el diente, este genero no ha hecho más que crecer y bifurcarse, en lo que son parodias de otros filmes, como los ya nombrados, o los que simplemente son gamberras. En este último estilo se enmarca Todo sobre mi desmadre –nada que ver con el título original de Get him to hte Greek- que sigue la estela de Supersalidos (2007)o Paso de ti (2008), en que los chistes de “caca-pedo-culo-pis” son llevados al extremo.
Un especialista en estos filmes es Jonah Hill (Supersalidos, Un lío embarazoso) que además de tener un aspecto gracioso tiene grandes dotes en la interpretación cómica, porque sólo hay que ver las escenas en que se supone que esta colocado, que a pesar de no ser muy realista, son realmente tronchantes.
En este caso la acción gira entorno a un joven empleado de una promotora musical, Aaron Green, que ve en la conmemoración del concierto de una estrella de rock caída en desgracia la posibilidad de crecer en el sector, y su jefe –interpertado por P. Diddy -un rapero más que demuestra sus dotes como actor después de Snoop Dog- le encarga ir a buscar a este rockero a Inglaterra. Todo ello puede parecer una mision sencilla, además de fascinante ya que Aaron es un fan de dicha estrella, pero lo que no se espera el joven protagonista es que esta estrella, Aldous Snow, le hará pasar los peores días de su vida, ¿o tal vez los mejores?
Mientras que el protagonista es un perfecto actor en este tipo de películas, el co-protagonista, Russell Brand, no es desconocido en el género, ya que ha participado en algún que otro film de Adam Sandler. También es de agradecer por parte de la productora que eligieran a un británico para interpretar a un rockero británico, ya que el carácter que pueda darle un americano a un personaje británico, a veces, queda un poco desvirtuado.
Si en Supersalidos la comedia gamberra era de tono adolescente, al estilo American Pie, aquí se nos muestra como los mayores tambien se lo pueden pasar bien con algo más de drogas y alcohol en el cuerpo.
Estamos delante de la cumbre de este género, que cada vez tiene más títulos, porque en esta cinta se entremezclan realidad y ficción en dosis perfectas como para hacer sonreír hasta a aquellos detractores continuos de este género, que lo único que busca es hacer reir de las estupideces de otros. A pesar de ello el argumento es mucho mas que previsible y durante todo el film no paramos de utilizar la forma de “Y ahora pasará…”.

Valoración: 2,5/5