14.11.10

El Aprendiz de Brujo, Disney se arriesga a perder credibilidad

Esta ha sido una de las películas con más expectativas de este año, pero como ha sucedido en numerosas ocasiones ha resultado ser un film mediocre, lo que parecía ser el inicio de una saga se ha convertido en un fracaso cualitativo, pero no de taquilla, pero a pesar de todo la poca insistencia que se ha hecho a posteriori de este film indica que no habrá muchos más basados en esta historia y sus personajes. Como sucedió con Percy Jackson y el Ladrón del Rayo, este film se queda en un anécdota fílmica, en un inicio se quería hacer una aventura épica, pero se queda en un film con grandes efectos especiales y actores y una pobre historia que lleva a que se convierta en una película de tono infantil.
Con un argumento previsible, este film cuenta la historia de David, un estudiante de física que cuando tenía diez años recibe el anillo del mago Merlín, pero el que se lo da, Balthazar Blake, queda encerrado junto a su enemigo, Maxim Horvath, en una vasija mágica. Cuando cumple los veinte años vuelve a encontrarse con Balthazar que lo convence para que le ayude a luchar contra Horvath que pretende liberar a su maestrea, Morgana La Fey, una temida bruja que derrotó a Merlín centenares de años antes, y que esta encerrada en un matrioska. En medio de su aprendizaje Dave consigue empezar una relación su amor de juventud, Becky, a la que no ve desde que era pequeño.
Un reparto excelente con Nicolas Cage, Alfred Molina, Monica Bellucci y el joven Jay Baruchel (Tropic Thunder, Como entrenar a tu dragón), pero mal aprovechado, ya que los personajes son muy superficiales y no tiene profundidad sicológica, cosa que hace que los motivos que los mueven sean simples y sencillos.
El director de La Búsqueda, Jon Turtelaub y su productor, Jerry Bruckheimer, a pesar de conseguir éxitos con la película ya nombrada, o con Piratas del Caribe por parte del productor, esta vez han pecado confianza y se han creído que todo lo que pasa por sus manos es un producto de alta calidad.
Este film, una de las pocas cosa sorprendentes que tiene, es un guiño al clásico de la factoría Disney, Fantasía, en la que en el episodio de El Aprendiz de Brujo, Mickey tiene unos problemas con unas escobas mágicas.
Un film pasable y que se pude ver, pero que no es más que una forma de pasar el rato, ya que su historia es muy superficial y poco comunicativa.

Valoración: 2,5/5