6.11.10

La poesía de lo macabro: Big fish (Tim Burton, 2003)


Después del remake de El Planeta de los Simios, Tim Burton vuelve a confiar en un texto ajeno para ofrecernos lo más característico de su persona: su gran imaginación y fuerza visual. En esta ocasión lo hace, adaptando una novela de Daniel Wallace, ofreciéndonos una fábula impregnada de realismo mágico que nos deja a todos boquiabiertos.
Will (Billy Crudup) retorna a su hogar para reconciliarse con su padre, Edward Bloom (Albert Finney), quien se encuentra gravemente enfermo. Edward Bloom es un contador nato de cuentos e historias que han convertido su vida en algo maravilloso, pero que a su vez, lo han alejado de su propio hijo, ya que considera que su padre no tiene “los pies en el suelo”. A lo largo de la película iremos conociendo las historias de Edward y le iremos cogiendo un cariño especial a este personaje, tanto que llegaremos a conocer incluso su última historia.
La película no decepciona visualmente ni con el cartel publicitario, al verla podemos comprobar que es una maravilla visual, de las mejores de hoy en día. También es impresionante, la historia relatada, en la que reflexiona sobre diversas cosas, entre ellas, sobre el choque entre fantasía y realidad, de las relaciones entre padres e hijos, de los romances,… en definitiva, nos sumerge en una fascinante atmósfera de la que no nos podremos deshacer hasta que el último fotograma se extinga.
Tim Burton nos ofrece su toque especial en esta película que en manos de otro director se podría haber quedado en un simple cuento para niños. Cada fotograma del film, cada historia,… son imágenes inolvidables que se harán un hueco en nuestras mentes durante bastante tiempo. Big Fish es una película que atrae al contraste de mundo tangible y realidad soñada (representados en la película respectivamente como el hijo y el padre), donde de la mano de Ed Bloom descubriremos que no estar siempre con los pies en la tierra puede ser algo positivo.
Big Fish, después de su estreno, recibió muy buenos comentarios por parte de algunos críticos, nombrándola incluso la mejor película de Tim Burton. Bajo mi punto de vista, Tim Burton, sabe hacer confluir momentos de dramatismo, romanticismo, cómicos, surrealistas, mágicos,… La película algunas veces y en cierta manera se asemeja a la magia que nos trasmitió Burton en Eduardo Manostijeras.

Valoración 4/5