15.11.10

Nº100: Star Wars: Episodio IV: La Guerra de las Galaxias. Una nueva esperanza

¡100! Al principio no parecía posible cuando dedique una entrada muy larga a criticar Avatar, pero después de once meses de duro trabajo hemos logrado hablar sobre 100 películas, ni más ni menos. Antes de celebrarlo con la reseña de una de las mejores películas de la historia, debo agradecer a mis compañeros, Gemma, Xavi y Lorena, porque además de esforzarse y ayudarme con este proyecto, un poco desvinculado de sus ocupaciones habituales, me han dado libertad para organizar y mejorar poco lo que ahora ya es nuestro proyecto. Además quiero y debo agradecer a aquellos colaboradores en la sombra, como el Centre d'Investigacions Film-Història, la web No sé de cine y el Portal Napoleón Bonaparte, y el apoyo de Ezequiel. Para finalizar, y no irme por los caminos del romanticismo, quiero agradecer a todos los lectores que nos siguen, aunque sea desde hoy mismo, ya que sin ellos no existirían motivos para escribir, teniendo en cuenta que ayer mismo llegamos a 100 seguidores en nuestro grupo de Facebook, además de los 16 de Twitter y los demás lectores a través de Wikio y FeedBurner. Gracias.

En 1977, una época en que los filmes ciencia ficción habían sido relegados a la serie B o casi habían desaparecido de la faz de la tierra, el público quería realismo, un joven director, George Lucas, después de cosechar unos buenos resultados con un mediometraje THX 1138 y un largometraje American Graffiti, decidió apostar por una proyecto propio, un tratamiento de 14 páginas sobre una aventura interespacial. Lucas se paseó por muchos estudios donde se le trató de excéntrico, hasta que la Fox, tratándolo también de loco, le compró la idea, pero no los derechos de la historia y del famoso merchandising, un gran fallo por parte de la productora.
Después de duros meses de rodaje en Túnez e Inglaterra, con un equipo que se pensaba que era una película para niños, una postproducción horrible que tuvo que realizar personalmente porque el equipo de montaje no estaba a la altura, y una serie interminable de problemas más, el 25 de mayo de 1977 se estrenó convirtiéndose en la película más taquillera de la historia hasta entonces, transformando el sufrimiento de George Lucas en un auténtico éxito.
La galaxia está dominada por los Sith, el discípulo del emperador, Dart Vader, persigue a una nave diplomático con la princesa Leia Organa en su interior, una de los líderes de la Rebelión que intenta acabar con el dominio del emperador, un momento antes de que la nave sea abordada consigue enviar a unos droides, C-3PO y R2 D2, con un mensaje para un Obi-Wan Kenobi, un antiguo conocido del gobernador Organa de Alderaan. Estos droides aterrizan en un planeta alejado del centro del Imperio, donde se supone que se halla Kenobi. Mientras tanto, Luke Skywalker es un granjero de humedad de Tatooine, un planeta del borde exterior, que se cruza en el camino de los droides y se ve arrastrado a buscar a ese misterioso Ben Kenobi, que le desvela que es un jedi, al igual que su padre, Anakin Skywalker, y le pide que le acompañe a reunirse con la Rebelión en Alderaan, para llegar a ese planeta se hacen con los servicios de un traficante, Han Solo, y su nave, el Halcón Milenario, pero para cuando llegan el planeta es destruido por una misteriosa arma del Imperio. La única solución que tendrán será rescatar a la princesa y unirse a la lucha contra el Imperio.
El grupo de actores que forman el reparto es un equipo de novatos, tanto Mark Hamill como Carrie Fisher eran actores desconocidos para todos, y por aquellos entonces Harrison Ford era conocido pero no la estrella que fue después de interpretar a Han Solo y a Indiana Jones, solo se quiso a una sola estrella para interpretar a Obi-Wan Kenobi, y el elegido fue Alec Guiness, aunque las opciones barajadas también incluían al japonés Toshiro Mifune. Otra cara conocida para los aficionados a las películas de terror era Peter Cushing, uno de los más famosos vampiros del cine, interpreta al gobernador de la Estrella de la Muerte, Moff Tarkin.
La historia que transcurre en este primer film puede ser completamente independiente, es decir, no le hacían falta las secuelas y precuelas, pero el éxito que tuvo le dio la excusa a Lucas y a la Fox para llevar a cabo las otras cinco películas y la creación de todo el universo Star Wars.
Una excelente historia, que reúne influencias de los clásicos griegos, la cultura japonesa y la influencia de otros realizadores de gran calibre como John Ford y Akira Kurosawa, y crear así una auténtica aventura épica que es imposible de repetir.

Valoración: 6/5