26.11.10

Recomendación de la semana: El juego de Ripley (Liliana Cavani, 2002)

Todos sabemos que hay papeles escritos para unos actores en concreto, y también sabemos que hay actores que consiguen hacerse suyo el papel de tal forma que parece hecho para ellos, pero es cuando te cruzas con un film como este protagonizado por un actor de la talla de John Malkovich, que dudas entre las dos posibilidades. Este extraordinario actor nos deja una interpretación para el recuerdo en esta magnífica obra de arte fílmico.
Tom Ripley es un asesino a sueldo un tanto peculiar, mezclado con mafias y traficantes de todo tipo, pero manteniendo su aspecto de sibarita-caballero, después de un excelente y fructífero golpe, se retira a la Toscana, con una villa enorme, con una mujer hermosa y ninguna otra preocupación que irse a tomar un café al bar del pueblo. Es entonces cuando un antiguo socio, Reeves, lo encuentra y le recuerda que para un trabajo bien hecho se deben dejar todos lo cabos bien atados, el problema es que ahora para atarlos se necesita una cara nueva, que pase desapercibida, es en ese momento cuando entra en el juego Jonathan Trevanny, un vecino de Ripley enfermo de leucemia, que será convencido para que lleve a cabo algún que otro trabajito para Ripley y su antiguo socio, entablando así una peculiar y extraña relación, ya que Jonathan no sabe que Ripley está detrás.
Un thriller de aquellos que lo tiene todo, intriga, suspense, momentos de dramatismo patético y todo ello envuelto en una magnífica dirección, por parte de Liliana Cavani, e interpretación de los dos actores principales, John Malkovich, como Ripley, y Dougray Scott, como Jonathan, haciendo de dos personajes completamente opuestos, uno frío el otro agradable, uno calculador, otro impulsivo, y un largo etcétera. Malkovich, como siempre, lleva a cabo su papel de forma extraordinaria, siendo este un personaje muy parecido a lo que él interpreta, pero como ya sabemos, tanto puede hacer de despiadado asesino como de sarcástico San Pedro -en el anuncio de Nespresso-, y sigue teniendo un "no se sabe que", que demuestra año tras año que es uno de los mejores actores que hay hoy en día. Por su parte Dougray Scott no se queda corto, pero su papel, a pesar de ser el bueno, no cae tan bien como el de Malkovich, no por ello deja de demostrar que como actor sigue la estela de los grandes del cine dramático.
En definitiva, El juego de Ripley es uno de aquellos filmes, que no te permitirán levantarte del asiento, por ello recomiendo que se vea la versión en DVD, porque si tiene anuncios se pierde el hilo de la excelente historia.

Valoración: 4,5/5