22.11.10

Reposiciones: Senderos de gloria (Stanley Kubrick, 1957)

Francia, 1916, la guerra está parada, nadie avanza i la tierra de nadie crece día a día. La Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra, comenzada dos años antes ha llegado a un momento de stand by, las trincheras están superpobladas, en condiciones pésimas de salud i los soldados que no mueren intentando conquistar algunos metros de tierra, se vuelven locos esperando el terrible momento de la muerte.
El general Broulard pide, a cambio de un sustancioso ascenso, al general Mireau que conquista la Colina de las Hormigas, una posición alemana inaccesible, este, que vive en un palacete estilo Luís XVI, al mismo tiempo le encarga el trabajo al coronel Dax, que se niega, pero debe aceptar por temor a represalias. El intento de conquista resulta ser un fracaso, soldados que caen como moscas, otros que no salen de las trincheras y Mireau queriendo disparar sobre sus propias posiciones. Como castigo se elige al azar a tres soldados de los batallones de Dax, i se les acusa de traición i cobardía en un consejo de guerra. Durante el juicio ¿el coronel Dax, de oficio abogado, conseguirá salvar a sus hombres de la muerte?
El joven Stanley Kubrick, tan solo tenía 31 años cuando realizó este film, muestra sus ideas más antibelicistas en esta cinta, critica la guerra i las injusticias que en ella se viven, tanto por las misiones suicidas que están obligados los soldados a llevar a cabo, como por las ejecuciones para adoctrinar, como por las diferencias entre soldados i oficiales.
Basada en una novela de Humphrey Cobb de 1935, la historia de esta película fue rechazada por diversos estudios norteamericanos debido a su carácter extremadamente antibelicista, ya que a pesar de haberse acabado el maccarthismo, todavía funcionaban las listas negras, llevando al director i creador a confiar en hacer la película coproduciéndola con James B. Harris i el apoyo, tanto económico como porfesional, del actor Kirk Dougrlas, que protagoniza el film de forma extraordinaria.
Con un guión rápido y claro i una fotografía excelente en blanco y negro, da la sensación de encontrarse realmente en una trinchera francesa, porque nos muestra el sufrimiento que sentían los soldados antes, durante i después de cualquier ataque durante toda la Primera Guerra Mundial. 
Esta película nos ha dejado para la historia numerosas escenas, como el travelling por las trincheras, una escena de auténtico sufrimiento, o el juicio, donde se que justicia, más de una vez, es injusta.
A pesar de su calidad fílmica, que es indiscutible, fue un film rechazado por muchos países, como en el caso de Francia, donde se prohibió su proyección hasta 1980, más de veinte años después de su realización.
El resultado final de esta cinta es un mensaje, no contra los militares, sino contra todas las guerras, como la de Vietnam que en aquellos momentos era el tema de actualidad en todo el mundo.

Valoración: 4,5/5