8.12.10

Megamind, el nuevo antihéroe

Ya ha llegado Megamind, la nueva película de Dreamworks, y un nuevo antihéroe, heredero de Shrek, ha nacido, un malvado e increíble súper villano que se convierte en un héroe accidental. El director de Madagascar se embarca en un pulso directo a Disney y a su éxito Los Increíbles, con una película que aparentemente parecía ser una copia de la cinta de 2004.
Megamind desde su nacimiento se ve orientado a la desgracia, a diferencia de su archienemigo Metroman, que siempre a disfrutado del éxito. Ya desde pequeño le pasa por la cara ser mejor que él, hasta que el joven desgraciado se decide por ser  un villano, que parece ser para lo único que ha nacido. Y así empieza una lucha sin fin en las que a veces gana Metroman, y otras casi gana Megamind. Todo va bien -si entrar y salir de la cárcel es algo normal- hasta que, por error, Megamind consigue su objetivo máximo, eliminar a Metroman, dejándolo sin ganas de vivir, sin nada que hacer más que crear el caos en Metrocity, entonces decide crear un superhéroe, Titan, pero lo hace tan mal como sabe y el héroe se convierte en villano, dejándolo a él en una extraña situación ¿deberá seguir siendo un villano o debería convertirse en un héroe?
Las voces originales las ponen Will Ferrell, Brad Pitt, Tina Fey, David Cross y Jonah Hill -que se ha convertido en uno de los actores prolíficos del 2010-, y lo hacen de forma extraordinaria, incluso Will Ferrell -actor al que no acostumbro a favorecer-, y un sorprendente Brad Pitt en algo poco habitual.
Como ya he dicho, este film es algo sorprendente, a pesar de ser una mezcla entre Shrek y Los Increíbles, la mezcla consigue ser una buena cinta de animación que se desmarca de sus influencias más directas para crear una nueva y magnífica aventura, y esperemos que no lo saquen provecho y la conviertan en una saga y al final no deje ser siempre más de lo mismo, como ha sucedido con la de Shrek.

Valoración: 3,5/5