11.12.10

No hay futuro: Yo, robot (Alex Proyas, 2004)

Isaac Asimov fue, mejor dicho, es el padre de la ciencia ficción junto a Jules Verne, y en concreto de los mundo futuristas, como ha demostró en Yo, robot y la saga de la Fundación, no fue hasta el 2004, que su obra maestra sobre robótica, la ya nombrada Yo, robot, fue llevada al cine de la mano de Alex Proyas -creador de Dark City (1998) y El cuervo (1994)-, y de la adaptación que hizo el guionista Jeff Vintar de los textos originales de Asimov. 
El resultado de este trabajo fue la historia de un detective de la policía que odia la tecnología, que conduce de forma manual el coche y calza unas Converse All-Stars, que en el año 2036 investiga el asesinato del científico Alfred Lanning, creyendo que lo ha realizado un robot, algo impensable si se conocen las tres leyes de la robótica:

1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.
2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.
3. Un robot debe proteger su propia existencia (por ser un sistema muy costoso), hasta donde esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

A pesar de ser una adaptación libre de la obra de Isaac Asimov, resulta ser una magnífica adaptación del mundo al que el Maestro se refería, ya que mientras que su libro es un conjunto de historias cortas, la película capta el espíritu de estas y las convierte en una historia con un solo hilo conductor.
La guindilla del pastel de esta cinta es un excelente reparto encabezado por Will Smith, haciendo del detective tencofóbico Del Spooner, que una vez más demuestra que sabe hacer algo más que payasadas y ser un tipo duro, sino que además es un excelente actor dramático, mostrando en el personaje unos auténticos conflictos interiores. Además de él, encontramos la bella Bridget Moynahan como Susan Calvin, y ese gran secundario que es James Cromwell como Dr. Alfred Lanning. Los que cierran el reparto son Bruce Greenwood, el eterno hombre con poder, que interpreta a un empresario malvado, Chi McBride como jefe de Spooner, y Alan Tudyk como voz y expresiones faciales de Sonny, el robot libre pensador.
En definitiva es una excelente cinta de acción y ciencia ficción con los suficientes toques de dramatismo para que ninguno de sus elementos argumentales predomine sobre los demás. 

Valoración: 4/5