3.12.10

Recomendación de la semana: La Ola (Dennis Gansel, 2008)

Durante un proyecto semanal, el profesor Rainer Wenger enseña a los estudiantes de su clase el tema de la autocracia como forma de gobierno. Los estudiantes se muestran escépticos ante la idea de que pudiera volver una dictadura como la del Tercer Reich en la Alemania de nuestros días y creen que ya no hay peligro de que el nacionalsocialismo vuelva a hacerse con el poder, porque a pesar de haber pasado décadas, las nuevas políticas y tecnologías arbitrarían el proceso de un mandato nuevo autocrático.En ese momento Jones decidió hacer un experimento con sus alumnos: instituyó un régimen de extrema disciplina en su clase, restringiéndoles sus libertades y haciéndoles formar en unidad. La Ola (Die Welle en alemán), por lo tanto, es una película de drama alemana basado en el experimento de la Tercera Ola. El nombre de este movimiento fue The Third Wave. Ante el asombro del profesor, los alumnos se entusiasman hasta tal punto que a los pocos días empiezan a espiarse unos a otros y a acosar a los que no querían unirse a su grupo. Al quinto día Ron Jones se ve obligado a acabar con el experimento antes de que llegue más lejos…
Los creadores del proyecto estuvieron de acuerdo en ubicar la historia en una ciudad ficticia, según comenta el productor de Rat Pack Nina Maag: "Situar la acción en un entorno integral e intacto, en el que la gente vive con comodidad y los chicos pueden crecer en un ambiente protegido fue una elección totalmente deliberada". El director no quería dejar claro desde un principio que el film era una crítica directa del nazismo así que, decidieron llamarlo autocracia que suena más inofensivo incluso a pesar de que los mecanismos sociales son básicamente los mismos. Una de las cosas que podía provocar credibilidad o no, en la historia era el personaje principal del film, ya que se necesitaba a una persona que fuese capaz de ajustar sus capacidades interpretativas con el rol del personaje que se les estaba ofreciendo. Finalmente decidieron contratar a Jürgen Vogel, quien ha llevado a cabo papeles de obreros, directos y reales. De hecho, Jürgen tenía que parecer un profesor liberal en el que depositar confianza y al que los alumnos les gusten las clases y se ofrezcan para hacer trabajos,… simplemente por ser quien es; en definitiva, alguien a quien seguir.
La película fue rodada en Dallgow-Döberitz en el estado Brandenburg; en el Instituto Marie Curie, donde los alumnos del mismo participaron como extras. Como curiosidad del rodaje, añadir que las escenas de waterpolo resultaron ser uno de los mayores retos del proyecto ya que, las temperaturas veraniegas en la piscina cubierta elegida llegaban a los 40 grados a los que se les tenía que sumar el grado de humedad, por lo que las escenas se convertían en un trabajo bastante duro.
Lo considero un film digno de tener un post dentro de este blog, ya que demuestra la susceptibilidad de la adolescencia y lo fácil que es realmente “dándole la vuelta a las cosas”, hacer lo que una persona quiera, sea bueno o malo. Lo recomendaría por lo tanto, para pasarlo en institutos ya que es una película que tiene un buen fondo para poder trabajar después en las aulas.

Valoración: 4/5