17.12.10

Recomendación de la semana: La Pantera Rosa (Blake Edwards, 1963)

Hace apenas unas horas nos dejó uno de los grandes genios del humor, poco reconocido tal vez por la sombra que le hizo su amigo i actor fetiche, Peter Sellers, de los que hace una semana hablábamos debido a la película Llámame Peter (2004), hablamos del excelente director Blake Edwards.
Tal vez una de las mejores colaboraciones entre director y actor, a pesar de que en un principio el protagonista de la cinta era David Niven, pero Sellers se comió, como era habitual, el liderazgo de la cinta. En esta película Sellers, influido por el magnífico guión del mismo Edwards, el célebre personaje del Inspector Clouseau.
El Fantasma, el mayor ladrón de guante blanco ha estando robando a la gente más rica del mundo, y cuando se sabe que el mayor diamante rosa del mundo, el que pertenece a la Princesa Dahla, va a ir con su propietaria de vacaciones a una estación invernal de los Alpes, todo el mundo teme que le roben, pero para evitar que suceda lo peor se desplazará hasta allí Jacques Clouseau, inspector de la Sureté francesa, para atrapar al escurridizo ladrón.
Sellers creó uno de los personajes más entrañables de la historia del cine, a pesar de su pedantería, su ingenuidad y su torpeza generalizada sigue siendo uno de los que más nos hace reír, dejándonos para el recuerdo escenas míticas como sus extrañas relaciones con las bolas del mundo o las jarras de cervezas, o el magnífico juego con la gabardina, algo difícil de imitar. A pesar del difícil carácter de Sellers, debemos reconocerle un cierto valor como actor cómico y como inventor de personajes.
Pero el reparto no se queda tan solo en Sellers, ya que el auténtico protagonista de este film era David Niven, haciendo de gentleman -como siempre-, pero en esta ocasión es un sir cuyo pasatiempo es ser un ladrón de guante blanco, además de flirtear con las mujeres más bellas, como Claudia Cardinale que interpreta a princesa Dahla. El gen de buscavidas y ladrón estaba en la familia Lytton, ya que el sobrino de Sir Charles, George, se dedica a lo mismo que su tío, vivir del cuento, y es interpretado a la perfección por un joven Robert Wagner. Finalmente, pero no por ello menos importante, esta la mujer de Clouseau y amante, al mismo tiempo, de Lytton, interpretada por Capucine, una reconocida actriz francesa.
Uno de los clásicos del humor, difícilmente superable, que debe estar en cualquier buena filmoteca, una cinta perfecta, con un guión excelente además de una extraordinaria interpretación. Desgraciadamente el motivo por el que hemos hablado de este film no es tan agradable, pero las sonrisas que consiguió arrancar con sus películas, compensan, de sobras, la muerte de este magnífico genio.

Valoración: 6/5