15.12.10

Sesión de Tarde: ... y si no, nos enfadamos (Marcello Fondato, 1974)

Para todas aquellas tardes aburridas intentaremos buscar títulos que además de no ser muy densos nos hagan reír y relajarnos. Aquí tenemos la primera Sesión de Tarde en F.M.C. Cine, y que mejor para empezar que uno de los clásicos de la televisión vespertina -a pesar de que últimamente dominan la sesiones matinales de las cadenas públicas en los días de fiesta- Bud Spencer y Terence Hill, en concreto ...y si no, nos enfadamos, uno de los primeros títulos que realizaron juntos y que no era un spaguetti-western, pero se basaba en lo mismo.
Como todos conocemos, esta pareja de italianos se dedicaron a repartir tortazos y comentarios punzantes alrededor del mundo, pero en este caso se quedaron en casa, ya que filmaron una comedia sencilla para pasar un buen rato, en Madrid y los alrededores de Roma. Bud Spencer es Ben, un mecánico y piloto de carreras, y Terence Hill es su competidor y mejor amigo, Kid, después de empatar -que mira que es complicado en una carrera- ganan de premio un bólido rojo de capota amarilla, que se deben repartir, y mientras que se lo juegan a salchichas y cervezas -ved la película y entenderéis de que va- el coche es destruido por unos mafiosos. Es entonces cuando deciden reclamar, amenazando de que si no se les devuelve el coche se enfadarán.
Un guión sencillo, lleno de los habituales tópicos que esta pareja de tipos duros y humoristas utilizaron en todos sus filmes, golpes, coches a toda velocidad, malas pasadas, Hill ligando con una chica guapa y Bud demostrando porque aún sigue siendo uno de los primeros tipos duros del cine -mucho antes de Stallone o Willis-.
En esta cinta, además de las clásicas bofetadas, tiene bastante humor, sobretodo por los comentarios cínicos e irónicos de los dos personajes que, como era habitual, se llevan todos el protagonismo, aunque en este caso es muy bien merecido.
A los cinéfilos y buenos fisonomistas les sorprenderá quien interpreta a uno de los secundarios, Donald Plasence, el gran actor británico, que en 1974, se paseó por nuestras tierras mediterráneas para colaborar con dos de las estrellas más destacadas de aquellas décadas.
Un film clásico de comedia y acción, y típico de este par de actores que se crearon un género para ellos solos, pero a pesar de típico y tópico lo bien que nos lo pasamos viendo como se dedican a romper a sus contrincantes con los golpes más inverosímiles, y siempre sin matar a nadie -un precedente de la serie de televisión El Equipo A-.
En definitiva, un film que nos hará pasar una buena tarde con la pareja, la familia o el perro, haciéndonos reír sin hacernos pensar demasiado, lo que se llama un film para relajarnos. Y ya os avisamos que esta no será la única aparición de esta magnífica y entrañable pareja de actores.

Valoración: 3,5/5