12.12.10

Wild Target, la comedia inglesa recupera sus orígenes

El creador de Yes, Minister, Cluedo y Monjas a la carrera, además del director de Falsas Apariencias, el británico Jonathan Lynn, regresa en estado puro con Wild Target, en que hace la mejor parodia de las películas de asesinos a sueldo.
El reparto va acorde con el director, Bill Nighy, Emily Blunt, Rupert Grint, Rupert Everett y Martin Freeman -el próximo hobbit de Peter Jackson- protagonizan esta cinta, y lo hacen de forma excelente, un asesino obsesivo, una ladrona chillona, un aprendiz patoso, un guaperas malvado y otro asesino prepotente.
Victor Maynard es el mejor asesino hasta que le encargan acabar con Rose, una despampanante ladrona que lo hace todo menos disimular, justo en el momento de cometer el asesinato no puede, y acaba por protegerla con la ayuda de Tony, un joven un poco patoso, que decide tomarlo como aprendiz. Entonces el asesino se convierte en objetivo de un asesino no tan perfecto como él. Convirtiendo la vida perfecta y meticulosa de Maynard en un desastre o ¿una mejora?
Una historia perfecta recupera las raíces del clásico humor británico, demostrando nos podemos reír de todo  pero que se pude hacer con estilo sin recurrir a chistes simplistas. Ya se que en esta ocasión la reseña es breve, pero es que no tengo nada más que decir que un magnífico film, redondo, con algún fallo, como por ejemplo que es muy británico, y hay cosas que no se llegan a comprender para las mentes mediterráneas, pero a pesar de ello es perfecta.
Wild Target casi se pude considerar uno de los sucesores de La Vida de Brian o La víbora negra, tal vez no llega a la perfección de este film y de la serie de televisión, pero sigue su estela a la perfección.

Valoración: 4/5