27.1.11

Amor y otras drogas, el drama se viste de comedia

Hace escasamente dos semanas que se ha estrenado en nuestros cines la película, Amor y otras drogas, del director Edward Zwinck, conocido por dirigir obras cómo El último samurái o Diamantes de sangre. En este caso Zwinck nos presenta la historia de Jamie (Jake Gyllenhaal) y Maggie, (Anne Hathaway) dos jovenes a los que la vida les a otorgado distinta suerte, siendo él un representante farmaceutico de éxito, que triunfa con las mujeres, y siendo ella una joven artista con parkinson.
Los dos personajes, de espiritu libre y padecientes de una alergia aguda al compromiso, tendrán que admitir que se necesitan , para así lograr la felicidad.
Aún y siendo una película dramática, con tintes de comedia romántica, el film hace una clara critica a los representantes farmacéuticos y a su sistema, que no duda en vender fármacos "prodigiosos”, si con eso se cumple la cuota de vendas. La realidad es que la critica de Zwinck es clara pero débil, puesto que se limita a la exposición de hechos cómo los acuerdos entre médico y representante, la presión para llenar una cuota y los favores o primas que se llevan ciertos médicos por recetar algunos medicamentos.
Se puede decir que la sorpresa de este film, no es el guión, la crítica al sistema farmacéutico americano, ni lo dramático de la situación de Maggie, la joven artista con parkinson, sino que la sorpresa recae en el descubrimiento de una Anne Hathaway muy lejana de la protagonista de Princesa por sorpresa. En este caso, Hathaway florece como actriz al interpretar a un personaje frustrado por la enfermedad que esta lleno de matices y sentimientos, alejándose así de los personajes infantiles, o previsibles. En el film vemos a una mujer traumatizada por una enfermedad injusta, que lucha por vivir su propia vida. Hathaway consigue trasmitir el mensaje de lucha y los sentimientos del personaje, consiguiendo una muy buena interpretación perfectamente acompañada por Jake Gyllenhaal, uno de los protagonistas del film Brokeback Mountain.
A Jake Gyllenhaal el papel de chico guapo y triunfador le va como anillo al dedo y se nota que esta agusto en su personaje, pero ser triunfador no significa ser feliz, ya que, su personaje Jamie es incapaz de decir cuatro cosas buenas de si mismo. En esta película Gyllenhaal consigue una muy buena interpretación, transmitiendo al espectador la sensación de que Jamie, aún y teniendo exito con las mujeres y el trabajo, no deja de ser un pobre hombre que no sabe los que el amor. Simplemente decir que la película ha sido nominada a los Globos de Oro en la categoría de comedia o musical a mejor actor Gyllenhaal y mejor actriz Hathaway.
Esta pelicula la recomiendo quellas personas que son seguidoras de alguno de los dos protagonistas, pues aúnque sus interpretaciones son muy buenas, el hecho de que la película se vista de comedia romantica, para hablar de un drama, hace que el film coge varias veces durante la proyección.

Valoración: 3.5/5