20.1.11

The Green Hornet. Empieza la segunda generación de superhéroes

Michael Gondry, Seth Rogen y Evan Goldberg recuperan a un héroe de la radio que pasó más tarde a la pantalla con Van Williams y Bruce Lee como protagonistas, The Green Hornet y su ayudante Kato regresan a la gran pantalla con una comedia de acción.
Britt Reid es el hijo desmadrado del director del periódico The Daily Sentinel de Los Ángeles, que solo piensa en fiestas y más fiestas, hasta que su padre muere por la picadura de una abeja. Traumado por la muerte pero liberado de la presión que ejercía sobre él su padre, en medio de un acto vandálico contra la estatua de su padre, salva a una pareja de una banda, y decide que junto a chófer, Kato, que tiene más de una habilidad, en convertirse en un héroe, el Avispón Verde. Con un coche armado hasta los dientes se pasearán por las calles de Los Ángeles y molestarán al jefe mafioso de ella, Chudnofsky.
Seth Roge, además de guionista, en esta cinta es Britt Reid, un papel que evidentemente esta hecho a su medida, un tipo gamberro, tipo duro y muy bocazas, que a la mínima actúa como un niño, algo que A Rogen se le da muy bien y con lo que consigue arrancarnos más de una sonrisa e incluso carcajada. Su compañero inseparable, y el que realmente es el héroe, es Jay Chou, que tiene la ardua tarea de llegar al nivel de Bruce Lee, y la verdad lo consigue, aunque con un estilo diferente, del que ya pudimos disfrutar en Kung Fu basket (2008). Camero Diaz, por su parte, en un papel muy secundario luce su estrella, como es habitual, pero siendo ya una actriz de valía, que a pesar de que aquí hace más o menos el papel en que ha estado encasillada siempre, lo hace consciente de ello. Finalmente debemos hablar Christoph Waltz, ganador de un Oscar por ser un villano en Malditos Bastardos (Quentin Tarantino, 2009), aquí, como jefe mafioso, lo hace a la perfección, un villano que ve que su estilo se ha pasado de moda y quiere modernizarse y no sabe como.
Una cinta de aquellas que no son un películón ni una obra de arte, pero con la que podemos disfrutar bastante como ya lo hicimos con Kick-Ass o Scott Pilgrim, dos filmes que pueden considerarse del mismo género.
Después de que los grandes clásicos de los superhéroes hayan pasado ya multitud de veces por la gran pantalla, como Spiderman, Batman, los X-Men, etc. Ahora las productoras están recurriendo a unos héroes más secundarios, como The Green Hornet, Kick-Ass, Linterna Verde, Thor o el Capitán América, dando lugar a una segunda generación de héroes dónde la frase "un gran poder conlleva una gran responsabilidad" es substituida por el buen humor y las historias más humanas.
En definitiva, un film perfecto para una tarde aburrida de fin de semana, que además de hacernos "flipar" un poco nos vamos a reír con las ocurrencias, siempre perfectas, de Seth Rogen, esperemos que no acabe como Adam Sandler o Will Ferrell, que llegan a hacerse pesados.

Valoración: 3,5/5