25.2.11

Recomendación de la semana: La habitación de Fermat (Luis Piedrahita & Rodrigo Sopeña, 2007)

La habitación de Fermat es un thriller que significa el debut en la dirección de Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña, también autores del guión. Ambos cuentan con una dilatada experiencia en el mundo de la televisión ya que han participado en calidad de directores y guionistas en el programa de magia de Cuatro Nada x aquí y colaborado en El Club de la Comedia, entre otros.
Cuatro matemáticos reciben una extraña invitación para resolver el enigma más fascinante de todos. Acuden sin dudar a la cita, que se celebrará en una especie de nave industrial destartalada que, para su sorpresa, alberga en su interior la confortable habitación que da nombre al film, en la que son recibidos por su anfitrión, Fermat. Cuando éste ha de ausentarse, descubren que si no resuelven una serie de acertijos, la estancia menguará progresivamente hasta aplastarlos irremediablemente. Un juego diabólico, que puede recordar en un planteamiento inicial a Cube (Vincenzo Natali, 1997).
La habitación de Fermat está protagonizada por matemáticos brillantes que deben superar ciertas pruebas en forma de acertijos. Se estudiaron más de mil juegos de ingenio para seleccionar los adecuados. Querían que fuesen acertijos fáciles, que cualquiera pudiese resolver, pero que a un matemático se le pudiesen atragantar, precisamente por no ser acertijos matemáticos. El espectador puede resolverlos antes que los protagonistas de la película, lo cual aporta un entretenimiento extra. En cierta manera, es una película interactiva con la que los cerebros avispados podrán jugar en tiempo real con el cuarteto prisionero a la hora de resolver los planteamientos matemáticos de los que dependen sus vidas. Y en este contexto acelerado y nervioso, uno de los grandes aciertos de La habitación de Fermat: los pequeños aguijonazos humorísticos, que caen con gran inteligencia y espontaneidad, relajando, siquiera durante unos instantes.
Las labores de dirección están bien llevabas ya que los planos medios y cortos consiguen transmitirnos la angustia y desesperación, de estar encerrado sabiendo que puedes morir aplastado en cualquier momento. Dada la complejidad del rodaje, la única forma de grabar era con cámaras de cine en 16 mm, que son suficientemente pequeñas, ligeras y prácticas para rodar en un entorno minúsculo y cambiante. El cine de 16 mm aporta un look cercano al cine clásico, sin perder el aire de película independiente.
La película acababa con la canción La Copa de Europa, de Los Planetas, un tema que resume perfectamente el estado de ánimo con el que termina la historia. Todas las canciones que suenan en la película son obra del grupo granadino Los Planetas. Gran parte de la trama principal hace referencia a la llamada conjetura de Goldbach, que plantea que cualquier número par puede descomponerse como la suma de dos números primos.
El cine español sigue experimentando y por lo visto en los últimos años, parece que a mejor, gracias a películas como El orfanato, Rec, Los ojos de Julia,… o la presente.
Finalmente, como curiosidad del film, nos gustaría destacar el pequeño guiño que se hace a la serie Lost, tan de moda en los últimos tiempos; en la escena en la que se rompe la PDA, pone en la pantalla "Number Error" y, a continuación, los números que aparecen son precisamente los de dicha serie: 4 8 15 16 23 42.
Podemos asegurar por lo tanto que es una película que merece la pena ver ya que no pasa desapercibida, creo que es la típica película que años después de verla, todo el mundo sigue hablando de ella, sin ser un clásico del cine. Recomendable sobretodo para los que les guste el tema de los acertijos matemáticos.

Valoración 4/5