1.2.11

Red. Una auténtica comedia de acción

Después de que Los Mercenarios de Stallone irrumpieran en las salas, habían muchos actores que tenían que unirse para crear auténticas obras de arte del género, si en la película que se estrenó en agosto se unieron los actores de la acción más clásica de la casi serie B para crear un film tan solo apto para los seguidores, y a pesar de los numerosos comentarios punzantes pretendía ser una película seria, pero no lo logró.
Ahora llega a nuestras pantallas la versión buena de este film, Red, en que actores de gran calibre demuestran que se saben reír de sus trabajos anteriores. El director, Robert Schwentke, nos narra la historia de Frank Moses, un ex-agente de la CIA que intenta hacer una vida normal, y que mantiene una peculiar relación pseudo-amorosa con una trabajadora de atención al cliente, hasta que es atacado en su casa y tan solo puede recurrir a su nueva amiga. Dos fugitivos de la justicia y de un agente de la CIA, William Cooper, que tiene la misión de acabar con él al igual que lo hizo con otros miembros de una operación encubierta en Guatemala. Para solucionar el misterio e impedir su muerte, Frank recurrirá a un peculiar equipo, un antiguo marine, Joe Matheson, un loco especialista en cualquier arma y tecnología de espionaje, Marvin Boggs, una asesina a sueldo retirada, o casi retirada, y un miembro de la Confederación Rusa.
Bruce Willis encabeza el reparto interpretando a Frank Moses, una mezcla de John McClane y Hudson Hawk, un papel hecho a su medida, un tipo duro con un buen sentido del humor. Le acompañan Mary-Louise Parker como la intrépida telefonista, un increíble -como siempre- John Malkovich que borda el papel de Marvin, un loco obsesionado en que lo están vigilando, el contrapunto de seriedad y veteranía lo da Morgan Freeman como Joe, y Helen Mirren, que deja su aspecto de noble británica para ser un asesina de primer nivel, además de Brian Cox en el papel de agente ruso. Por su parte, el perseguidor es un muy apropiado Karl Urban, que encaja a la perfección en un film de este calibre.
Un espectacular montaje que no desperdicia ninguna ocasión para una buena pelea -que si fuera cierta los combatientes no podrían levantarse- con muchos cristales y muebles rotos, y más de un tiroteo con absurdas soluciones, como batear una granada.
Cuando lo veamos nos recordará, como hemos dicho, a Los Mercenarios, pero también a El Equipo A o los Perdedores, ya que todos ellos se encuadran en el mismo subgénero de acción cómica, pero este les supera con creces, tanto por la calidad del guión como por los intérpretes.
Una auténtica joya del género, que demuestra que los tiros y los golpes siempre pasan mejor si van acompañados de buen humor.

Valoración: 4/5