20.2.11

Season of the Witch, la enésima versión del fracaso

Season of the Witch, cuyo título en español está previsto que sea En tiempo de brujas, es el último film de Dominic Sena (60 segundos, Operación Swordfish), que a pesar de haberse estrenado en 25 países, de momento no tiene fecha prevista para nuestras taquillas. A través de las críticas internacionales vemos que seguramente nos libraremos del último desastre de Nicolas Cage, pero de vez en cuando nos gustaría tomar nuestras propias elecciones y no las de las distribuidoras, ya que a veces toman decisiones como impedirnos ver el último título de Jean-Pierre Jeunet, Micmacs à tire-larigot, o la película L'illusionniste de Sylvain Chomet que ha triunfado en numerosos festivales como una de las mejores películas de animación del pasado año.
Durante el siglo XIV, mientras que oriente los cruzados caballeros europeos luchan contra los enemigos de la fe cristiana, en el viejo continente cada día se ejecutan centenares de mujeres inocentes acusadas de practicar magia negra, pero ¿todas son inocentes? Después de abandonar su tarea como soldados del temple, Behmen y Felson toman el camino de regreso a casa, y es durante este que se toparán con una joven acusada de brujería y ellos serán los encargados llevarla hasta el lugar donde será exorcizada.
Con la excusa de la brujería en este film se intenta entrelazar la historia con la fantasía, pero lo único que se consigue es crea una versión más de Dragones y Mazmorras, ya que las reflexiones históricas que se pueden extraer de este film son pocas y falsas, y la fantasía que se intuye pero no se muestra, utilizando muy pocos efectos especiales, haciendo que la cinta a pesar de ser corta no acabe nunca. Además tiene ciertas características de las películas de terror, pero es más bien un aire, no un parecido razonable, es decir, este film tampoco gustará a los seguidores de este género.
Como acostumbra a suceder últimamente, pésimas películas están llevadas a cabo por grandes repartos, los protagonistas son Nicolas Cage y Ron Perlman, y les acompañan actores como Ulrich Thomsen, Stephen Campbell Moore o Stephen Graham, además de un fugaz Christopher Lee, que a pesar de superar una dura enfermedad sigue demostrando que sabe como actuar.
Uno de los pocos alicientes que tiene el film es la buena química que crean Nicolas Cage y Ron Perlman, con más de un agudo diálogo, así ambos confirman que son tipos duros pero que además son unos graciosos. Últimamente los proyectos en los que se involucra Cage no sobrepasan la mediocridad, son proyectos comerciales pero no son ni bien acogidos por el público ni por la crítica, ya que el Aprendiz de brujo y este título quedan lejos de películas de alto nivel como Con Air o La Roca, que a pesar de ser de guión simple como cintas comerciales son perfectas, o las excelentes El ladrón de orquídeas o El Señor de la Guerra. Este preocupante hecho nos está haciendo ver que tal vez estemos delante del final de la carrera de este magnífico actor como no nos sorprenda con algún título futuro.
A pesar de coincidir con las críticas de los países en los que esta película se ha estrenado, diciendo que este film es flojo y no llega a mediocre, debo insistir en el hecho que el público de nuestro país también tiene derecho a ver si una película es mala o no. A pesar de que me duela, porque me duele poner mala nota al trabajo de un grupo de personas, pero este film debe unirse a otros como Repo Men o El hombre lobo.

Valoración: 2/5