10.3.11

La llave de Sarah (Guilles Paquet-Brenner, 2010)

Basada en el best-seller de Tatiana de Rosnay, La llave de Sarah es un drama que camina entre dos épocas para mostrar las consecuencias del Holocausto, tanto en el pasado, como en el presente. La película ha sido co-escrita y dirigida por Gilles Paquet-Brenner, un realizador de origen judío que se siente especialmente sensibilizado con el tema y con los sucesos acaecidos esa noche parisina de 1942. De hecho, Paquet-Brenner ha conseguido ser el primer director en rodar en el museo-monumento al Holocausto de París. Julia Jarmond es una periodista americana afincada en París desde hace varios años. Su último encargo es un artículo relacionado con uno de los sucesos más oscuros de la historia francesa: la redada nocturna de 1942 en la que fueron arrestadas multitud de familias judías. La investigación provocará un terremoto emocional en la vida de Julia, sobre todo cuando descubra la terrible historia de la pequeña Sarah y la posible relación de este suceso con la familia de su actual marido, Bertrand Tézac. La llave de Sarah fue la encargada de clausurar el Festival de San Sebastián 2010.
Este drama firmado por Gilles Paquet aborda el pasado reciente de Francia en su connivencia con las fuerzas de ocupación nazi. Un guión algo confuso en lo narrativo dentro de su simplicidad, que va del drama de Sarah al de Julia para encontrarse en una búsqueda de la verdad y de la propia identidad, pero que lo hace de manera insulsa y con un montaje convencional. Dislocada en dos planos temporales confluentes, aquel que narra el horror y el que indaga en las pesquisas responsables de una periodista inasequible al desaliento que pretende alumbrar los rincones oscuros del caso, La llave de Sarah toca fibra sin cruzar la raya, es cine altamente emotivo pero no sensiblero. La llave de Sarah es otra, de tantas, reivindicación de las víctimas de la barbarie nazi sustentada en un libro de Tatiana de Rosnay, tan best-seller y tan susceptible de transformarse en cine como El niño del pijama de rayas o El lector, por ejemplo. Queda desaprovechada la categoría de Kristin Scott Thomas al dibujar su personaje sin que sepamos realmente qué la mueve a buscar con tanto ahínco a Sarah.
Film lleno de interrogantes y con un argumento bastante visto, pero que logra tocar la fibra sensible de aquellos que lo ven.

Valoración: 3,5/5