4.3.11

Recomendación de la semana: Benny & Joon, el amor de los inocientes (Jeremiah Chechik, 1993)

Joon (Masterson) es una joven inteligente, pero mentalmente algo inestable, que tiene una gran sensibilidad para el arte. Vive con su hermano Benny (Quinn), un chico con un gran afán protector con ella. Sam (Depp), un joven solitario, se enamora de ella. Tras el fallecimiento de sus padres, Benny sobreprotege a su hermana menor Joon de las influencias que puedan ejercer sobre ella terceras personas. No en vano, Benny cree que esta medida es necesaria debido al carácter sensible y delicado de su hermana, que se ve reflejado en sus cuadros. Pero las cosas cambian como consecuencia de una apuesta que se cruzan ambos al jugar al póker. A partir de salir victoriosa Joon de la partida, su hermano debe aceptar el hecho que Sam, un muchacho tímido pero brillante, se venga a vivir con ellos. Sam no tarda en encandilar a Joon por su forma de ser, amante del cine mudo y, en especial, de Buster Keaton y de Charles Chaplin a los que imita en los gestos y en el vestuario.
Un día estaba curioseando en la filmografía de Jhonny Deep, ay que siempre me ha gustado, y me encontré con esta película. Un film al que no se le ha dado la atención que merece, pero no por ello carece de la calidad de otros filmes del actor de gran renombre como Piratas del Caribe o Eduardo Manostijeras. Es cierto que al haber pasado ya unos cuantos años, se nota que no es actual, a pesar de ello tiene un gran resultado final, si la observamos en global.
Un hermoso mensaje, un amor entre dos personas tan distintas, pero a la vez, con tantas cosas en común. El atractivo principal es el trío protagonista. Jhonny Deep está encaja perfectamente con el papel, estupendo como siempre haciendo de una persona que siempre tiene un toque que la hace especial, y nos hace incluso cogerle cariño. Junto a él una discreta actriz como es Mary Stuart Masterson, ya que su carrera no es muy destacada, pero sin embargo se muestra más que convincente en el papel de Joon (y como curiosidad, añadir que, la mayor parte de las pinturas que salen, son creadas por ella misma). El tercero es Aidan Quinn, que aún no siendo uno de sus trabajos más destacados, cumple sobradamente con el papel que se le exige en el film.
Es una película francamente recomendable para todos los públicos. Puede que no sea un gran film, ni tenga muchos galardones, pero verla resulta, ante todo, agradable.

Valoración 5/5