27.4.11

Cine Histórico: Lardo domingo de noviazgo (Jean-Pierre Jeunet, 2004)

En 1917 cinco soldados franceses condenados a muerte por auto mutilarse para volver a casa, son conducidos a través de la trinchera, ¿su destino? "Bingo Crepúsculo", la trinchera más avanzada de los aliados. Para estos hombres la guerra ha terminado. En 1920 Mathilde, una joven tullida de Bretaña, sigue sus intuiciones como si fueran realidades, y estas la han conducido a buscar a su joven novio, uno de los condenados en 1917, y lo ara poniendo todo su corazón y sus esfuerzos para hallar la verdad de lo que ocurrió en esa maldita trinchera tres años atrás. Para ella su novio, Manech, aún vive, y se propone encontrarlo.
Este es el planteamiento inicial para este film romántico con trasfondo histórico. Jeunet nos cuenta dos historias paralelas, la de 1917 y la 1920, dejándonos ver lo que quiere que veamos en cada momento, desvelando los misterios y los enigmas que ocultan la verdad de "Bingo Crepúsculo". A través de los vario pintos personajes -no tan extremos como en Amelie- Mathilde va descubriendo donde puede estar su amado.
Con un tratamiento del color excelente, como es habitual en Jeunet, consigue adentrarnos en la historia a través de unos excelentes planos, recorriendo sin miedo los campos de color dorado o las praderas verdes, haciéndonos volar por el paisaje al igual que por la historia.
Una historia que podría ser como una Amelie un poco más seria y ochenta años atrás, una chica que busca su amor, pero en este caso ya lo conoce, tan solo debe recuperarlo. Una vez Jeunet recupera el tren, sustituyendo al metro, como la arteria del film, con lo que Mathilde consigue llegar a París y seguir sus investigaciones.
El papel principal es para Audrey Tautou que repite con el director en una laboriosa historia, basada en la novela de Sebastien Japrisot, acompañada por los habituales de Jeunet, como son Dominique Pinon, André Dussolier o Ticky Holgado, añadiendo a grandes estrellas del cine como Marion Cotillard, en el papel de la prostituta vengativa Tina Lombardi, Clovis Cornillac y Jodie Foster, como la polaca imigrada. Manech es interpretado por Gaspard Ulliel que se haría famoso por otro film, Hannibal, el origen del mal (Peter Webber) donde interpreta al joven Hannibal Lecter, aquí en cambio interpreta a un joven valiente y encantador traumatizado por su participación en la guerra.
Para aquellos que conozcan Senderos de gloria (Stanley Kubrick, 1957), este film es la continuación, con el mismo sufrimiento, pero con un final completamente diferente. Algunas escenas de la trinchera, con travelling, es un claro homenaje a una de las mejores escenas de la película. Y para aquellos que conozcan el Musée d'Orsay de París, podrán ver una reproducción digital de como era cuando era una estación de tren.
En definitiva, una excelente película, muy trabaja, tanto por los realizadores como por los actores, que nos permite ver como fue la guerra y la posguerra, pero siempre con esta óptica optimista de Jeunet, del que siempre sabemos que nos brindará una magnífica historia con un final impresionante. No defraudará ni a los fanáticos de la Primera Guerra Mundial, ni a los seguidores del director.

Valoración: 5/5