18.4.11

La legión del águila, otra más de romanos

Parece ser que al nuevo cine le siguen gustando las aventuras de romanos, pero si antes eran los romanos en Roma, desde que se probara con El rey Arturo y Centurión, se vuelve a probar con este film, La legión del águila -The Eagle en inglés, por el nombre de su protagonista Aquila.
En el 120 a.C. las tropas romanas marcharon hacia el norte de Britania, pero todos sus hombres y sus estimados estandartes, las águilas, desaparecieron sin dejar rastro. Entonces el emperador Adriano hizo construir un muro para marcar los límites del mundo conocido. Veinte años más tarde de este incidente, un joven comandante, Marcus Aquila, se dirige a este territorio para restituir el honor de su familia, ya que su padre era el líder de las tropas desaparecidas. Acompañado por su esclavo Esca, se adentrara en el territorio desconocido en busca de los estandartes de la Legión Romana.
Channing Tatum, que últimamente suena como uno de esos actores que hará historia, al igual que Bradley Cooper o Natalie Portman, ya que a pesar de su juventud no para de hacer papeles protagonistas de historias muy elaboradas y de bastante éxito como Querido John (2010) o G.I. Joe (2009). Junto a él, un Jamie Bell increíble, que desde que fuera un joven bailarín en Billy Elliot, se ha dedica a ir de triunfo en triunfo.
Como siempre sucede en estos filmes en los que los romanos se enfrentan a los bárbaros, los miembros desmembrados y la sangre corren por doquier, dejando al deseo de los "salvajes" las vidas de los heroicos y desinteresados soldados romanos. A pesar de este elemento, la eterna lucha entre el bien y el mal, la ambientación es más acertada de lo que lo fue en El rey Arturo, pero bastante similar a la de Centurión, en que las licencias históricas están sujetas al guión para conseguir una buena historia de acción y aventuras.
Una vez más las producciones americanas consiguen sacar el máximo rendimiento a un género tan quemado y usado como es el cine de romanos.

Valoración: 3/5