4.4.11

Lo bueno, si breve, dos veces bueno: Assassin's Creed: Lineage (Yves Simoneau, 2009)

Hoy iniciamos nuestras aventuras en un estilo de film que aún no nos habíamos atrevido a tratar, el cortometraje. Su interés es notable -recordemos que existe más de un premio a los mejores cortometrajes-, y nosotros no vamos a ser menos al considerar estas pequeñas obras de arte, y bajo la máxima de Baltasar Gracián: "lo bueno, si breve, dos veces bueno", empezamos con uno de los más recientes y notorios.
Son muchos los videojuegos que han inspirado películas, como en el caso de Tomb Raider, Street Fighter, o una esperada versión de Uncharted Drake's Fortune, pero han habido varios videojuegos -y cada vez son más- que han optado por una promoción diferente, realizando un cortometraje o un mediometraje, a mi saber ningún largometraje aún, sobre el argumento del juego.
Hoy es presentamos la mejor versión del ejemplo antes comentado, Assassin's Creed: Lineage, un mediometraje de unas cualidades visuales increíbles, iguales que las del videojuego que precede, Assassin's Creed II. La historia nos sitúa en los momentos previos a la historia del videojuego, cuando Giovanni Auditore, un reconocido banquero de Florencia, nos descubre que es un assassin, cuyo objetivo es acabar con el poder los Borgia, liderados por su patriarca, Rodrigo, que por aquel entonces ya es el Pontífice Máximo y líder del Vaticano.
Una introducción perfecta para disfrutar aún más del posterior videojuego, ya que de esta forma descubrimos la historia al completo de los Auditore, y entendemos muchos de los detalles que se cuenta a continuación.
Romano Orzari es el personaje principal, Giovanni Auditore, dando una magnífica interpretación de este pequeño personaje, que en el videojuego es un personaje secundario aquí toma por completo el protagonismo mostrándose como un modesto pero convincente actor. Su enemigo, Rodrigo Borgia, está interpretado por Manuel Tadros, que resulta más creíble que Lluís Omar en la piel de este peculiar Papa. La curiosidad del reparto reside en que este film da la imagen y la voz de algunos de los personajes del videojuego, ya que la cara y el comportamiento de Auditore y Borgia en Assassin's Creed II fue extraída de los mismos actores que se pusieron en la piel de estos personajes durante el rodaje de este mediometraje.
La batuta del film le fue entregada a Yves Simoneau, un reconocido director de películas y series televisivas, como Napoleón (2002), la más reciente versión de la serie V y Los juicios de Nuremberg (2000), por lo tanto no es producto destinado en exclusiva a los "consoleros" y sino también a los buenos aficionados al cine.
Este film, presentado en forma de miniserie en televisión, tiene una factura perfecta, pero con una única pega: su corta duración, ya que su calidad deja al espectador con ganas de más.

Valoración: 3,5/5