12.4.11

Nada que declarar, más comedias del norte de Francia

Dany Boon vuelve con más humor de "frontera", subgénero que ha creado él para si mismo. En esta ocasión nos cuenta la historia de la frontera franco-belga en 1993, pocos días antes de que se abran las fronteras entre todos los países que formaban la Unión Europea, los policías aduaneros están preocupados porque el trabajo de toda su vida, pero no es el caso de Ruben Vandevoorde, su problema real es que los franceses entrarán en Bélgica sin control, él un puro belga muy anti-francés, pero el cambio de fronteras es irremediable. En medio de este cambio radical, se decide montar una aduana móvil combinada entre ambos países, y debido a su comportamiento uno de sus miembros será Vandevoorde, y su compañero será Mathias Ducatel, el novio secreto de su hermana.
Una vez más Boon nos presenta una comedia en base a los prejuicios que tiene la gente, en el anterior caso era el de los franceses contra los del norte, esta vez es entre dos naciones de costumbres muy parecidas pero muy alejados por los prejuicios fronterizos, y lo hace de forma brillante, pero no tan limpia como lo hizo con Bienvenidos al Norte.
En esta ocasión las bromas son más forzadas y no tan trabajadas como en el anterior caso, hay más situaciones incómodas que buenos juegos de palabras, a pesar de ello la actuación nerviosa y neurótica de Benoît Poelvoorde, que actúa como un belga extremadamente racista y con mucha mala leche, mientras que con la inocencia de Dany Boon, como gendarme francés, es imposible dejar de sonreír. Además en esta ocasión, como la anterior, los chistes críticos y agudos se entremezclan con una historia de amor y unas situaciones normales de la vida.
Hay detalles muy buenos, como la aparición de un 4L -un Renault, un coche francés- hecho trizas que será el coche oficial de la unidad, pero sufrirá un cambio radical para ser una buena unidad "operativa", por decirlo de laguna forma.
Un buen film para pasar una excelente velada, que a pesar de no ser tan bueno como su predecesor nos hará disfrutar de lo lindo con sus situaciones absurdas típicas del cine cómico francés.

Valoración: 3,5/5