2.4.11

Quemando rueda: Death Race (Paul W. S. Anderson, 2008)

Remake de Death Race 2000 de Paul Bartel (1975) aunque con un guión distinto al original.
En un futuro próximo, las cárceles las llevan compañías privadas, en una de estas cárceles, Terminal Island, se lleva a cabo carreras de la muerte entre presos que son vistas a través de internet. Jensen Ames (Jason Statham) un expiloto que trabajaba en la industria del acero es detenido tras ser acusado de matar a su mujer. Una trampa para traerle a la penitenciaria y que corra bajo el nombre de Frankestein, el héroe de las carreras de la muerte. Con el rostro oculto tras una máscara metálica, el preso deberá sobrevivir a los tres días de carreras programadas, enfrentándose a los otros presos, necesita ganar una carrera más para lograr la libertad. Al volante de un monstruoso coche armado con ametralladoras, lanzallamas y lanzagranadas, este hombre será capaz de destruir todo lo que se interponga en su camino para ganar el juego de masas más retorcido de la Tierra.
Death Race da lo que su público quiere, entretenimiento, violencia, espectáculo y coches. Partiendo de un argumento sencillo, sin complicaciones, directo al grano nos pone rápidamente en pantalla lo que el director quiere mostrarnos, gracias al genial Jason Stathman que no se corta un pelo en las escenas y que va a lo que va -vengarse de los que le han metido allí y largarse lo antes posible- le veremos en la piel de Frankestein un personaje ficticio inventado por la alcaldesa de la penitenciaria para generar más expectación entre el público. Está a una carrera de lograr la libertad, pero los otros presos también lo ansían en especial Machine Gun Joe (Tyrese Gibson) su directo rival. Por suerte Frank no está solo, cuenta con su grupo de mecánicos que le preparan el coche para cada carrera, donde Coach (Ian McShane) le explicará cómo funciona todo y la guapa Case (Natalie Martinez) será su copilota y utilizará las armas del coche. Porque esto básicamente es un videojuego llevado al cine, carreras estilo MarioKart pero con muerte y violencia en lugar de color e ilusión y una estética muy de videoclip. Todo grabado para emitirlo a través de internet como si de un Gran Hermano se tratara.

Lo mejor: Stathman, buenos efectos especiales, entretenida, para pasar el rato.
Lo peor: Argumento inexistente, típica, no innova nada en el género.

Valoración: 3/5