15.4.11

Recomendación de la semana: Operation: EndGame (Fouad Mikati, 2010)

Estamos ante una de esas películas que muy bien, muy bien, no sabes de que va incluso cuando a terminado. En su debut en el mundo del cine Fouad Mikati nos presenta la historia de un grupo de agentes secretos de los Estados Unidos, que durante la ceremonia de toma de posesión de Barack Obama sufren una crisis en el departamento. La peculiaridad de estos agentes es que son tan secretos que ni el propio gobierno de su país conoce de su existencia, tienen su sede en un sótano muy profundo de Nueva York y ni tan siquiera entre ellos se conocen por su nombre real. Hoy, el loco empieza a trabajar com nuevo miembro de Omega, uno de los equipos del departamento, el otro es Alpha, justo antes de su reunión, el Diablo, el jefe de ambos grupos, es asesinado por múltiples apuñalamientos de bolígrafos y lápices, entonces el equipo Alpha se dedica a matar a los miembros del otro equipo, mientras que se ha activado la Operación: Juicio Final (en la versión original, End Game), que consiste en que en unas horas estallen bombas de Napalm colgadas del techo de las oficinas.
La verdad es que el argumento es muy pobre y tan solo sirve para que un grupo de personas se dedican a zurrarse durante hora y media y a matarse de las formas más rocambolescas posibles, como con una saca-grapas, una destructora de papel, o la cuchilla de una guillotina de papel. Los actores son secundarios en otros filmes de acción, pero el que destaca es Zach Galifianakis, que entre resacón y resacón se dedica a hacer cosas raras como esta. En esta ocasión este simpático barbudo es un asesino profesional llamado Ermitaño, que parece ser el culpable de todo el embrollo de argumento, el problema está en que a pesar de que hace un papel dramático e incluso de enfermo mental, nos sigue haciendo gracia, ya que por bien o mal, se ha encasillado en papeles como los de Resacón en Las Vegas o Salidos de cuentas.
Para aquellos amantes de la acción sin motivo esta es una magnífica forma de pasar una tarde o una noche de cine con grandes trompazos a base de material de oficina, ya que a pesar de no poder ir armados en el interior del departamento, consiguen matarse utilizando cualquier cosa. También es muy recomendable para aquellos que trabajen en una oficina y quieran desahogarse un poco imaginando las formas más sádicas de matar a su jefe.

Valoración: 3/5