18.5.11

Cine Histórico: El tercer hombre (Carol Reed, 1949)

Conocido por El tercer hombre de Orson Welles, cuando este ni lo escribió ni lo dirigió y es tan solo un actor secundario que aparece en la segunda mitad de la cinta, este film es sin duda una de las obras maestras de Carol Reed, director de Nuestro hombre en la Habana, El tormento y el éxtasis o Oliver, un auténtico artesano de Hollywood.
Viena, 1947. El norte-americano Holly Martins, un escritor de novelas policíacas, llega a la capital austriaca cuando la ciudad está dividida en cuatro zonas, ocupada por los aliados de la Segunda Guerra Mundial. Holly va reclamado por un amigo de la infancia, Harry Lime, que le ha prometido trabajo. Pero el mismo día de su llegada coincide con el entierro de Harry, quien ha sido atropellado por un coche. Allí conoce a su novia, Anna, de la que pronto se enamora. Sin embargo, las versiones contradictorias y el clima de misterio que envuelve todo, llevan a Holly a investigar el caso, pues sospecha que su amigo vive. El Mayor Calloway, de las fuerzas de ocupación británicas, le convence de que Lime es un peligroso delincuente, que se ha refugiado en la zona soviética.
En plena posguerra europea, y cuando la denominada Guerra Fría tenía su punto más candente durante la primera etapa de formación (1947-1953) con el bloqueo de Berlín y el «golpe de Praga», así como la creación de pactos militares, el cine también reflejaría la realidad sociopolítica de ese período histórico.
Marc Ferro, uno de los pioneros en relacionar cine e historia dice que "Esta película es una tragedia política, escrita desde la óptica de la Guerra Fría y virulentamente anticomunista; aun así, no siempre se vislumbra con claridad la violencia de sus tomas de posición, y esto es así porque la política se oculta bajo la trama mítica mucho más profunda que alude, siendo Maurice Bardèche el único de haberlo visto, al mito de Antígona; luego, sometida a una variedad de ideas que se entrecuzan, ideas de Arthur Koestler, de Albert Camus y del humanismo cristiano, la obra expresa los antagonismos ideológicos que enfrentan a Graham Greene, autor del guión, con Orson Welles y con Carol Reed, director del film" (Marc Ferro, 1975).
Como ya ha introducido Ferro, Carol Reed, con el apoyo de Orson Welles, sustituyó la moral ambigua de la novela de Graham Greene por una evidente contraposición entre el Bien y el Mal, algo que en plena Guerra Fría era inevitable ya que todo el mundo debía posicionarse en un bloque u otro, considerando cada uno que era el Bien y que era el Mal.
Un excelente film de intriga con un excelente trasfondo histórico, que además de mostrarnos como eran de difíciles y peculiares los años de posguerra en una tierra donde la guerra era un tema tabú, nos adentra en un argumento perfecto que a pesar de su posible previsibilidad, no deja de sorprender, al igual que su banda sonora, una de las más conocidas del cine, que es uno de los puntos fuertes del film junto con la realización de Reed y las interpretaciones de Welles y Cotten.

Valoración: 5/5