3.5.11

Código Fuente, thriller de ocho minutos en ocho minutos

Jake Gyllenhaal es el capitán Colter Stevens de la Fuerza Aero-transportada que se encuentra en de repente en un tren que va hacia a Chicago, sin saber que hace allí, además está en la piel de otro hombre, hasta que explota una bomba en el tren, muere y vuelve a despertar encerrado en una cápsula que supuestamente per-tenece al ejército y descubre que su misión es saber quien a puesto una bomba en dicho tren, y para ello tan solo tiene ocho minutos, que se repetirán hasta la saciedad para descubrirlo y así salvar la ciudad de Chicago amenazada de por más atentados.
Este thriller de Duncan Jones, director y escritor de Moon, consigue cumplir las espectativas generadas entorno a la inteligencia de un film como este y su excelente realización, pero las altas pretensiones de esta película hacen de ella menos de lo que pretende, es un trepidante thriller de acción bien organizado, y realmente funciona a pesar de repetir constantemente la misma secuencia consigue enganchar al espectador de tal forma que te crees las posibilidades que se plantean.
Jake Gyllenhaal acostumbra a sorprendernos con sus interpretaciones, a pesar de su registro limitado de expresiones de chico constantemente asustado y nervioso, nos demuestra porque es uno de esos actores que muchos directores desean. Junto a él encontramos a Michelle Monaghan, Vera Farmiga y Jeffrey Wright, tres actores, que a pesar de no considerarse de los mejores, son de los más asequibles y que dan mayores resultados, por su profesionalidad y buen hacer ante la cámara, como nos demostraron respectivamente en Adiós pequeña, adiós, Up in the air, o Casino Royale.
El director lleva dos filmes, con poco bombo mediático, pero con auténtico respeto por parte de la crítica y público, si Moon el thriller era de carácter más psicológico, en este caso es uno de acción que, como hemos dicho, es de unos resultados sorprendentes.
Hoy en día que se piensa poco y se actúa mucho, pero también hay gente piensa demasiado, esta película es la medida exacta entre los dos extremos, permitiendo que los que les guste pensar como lo hicieron en Matrix u Origen, y a los que les guste la acción más clásica quede satisfecha.

Valoración: 3,5/5