7.5.11

Desde otro planeta: Independence Day (Roland Emmerich, 1996)

Multitud de naves extraterrestres comienzan a situarse sobre las principales ciudades del mundo. El informático David Levinson (Jeff Godblum) consigue descodificar la señal que se envian entre sí y descubre que es una cuenta atrás para una invasión. Gracias a él, el presidente de los Estados Unidos consigue salvar su vida a duras penas. Mientras tanto, el ejército prepara un multitudinario ataque, pero son totalmente aniquilados, ya que las naves extraterrestres están dotadas de campos de fuerza inexpugnables. Uno de estos valientes pilotos llamado Steven Hiller (Will Smith) consigue capturar a un extraterrestre y lo lleva al Area 51. Allí conseguirán una antigua nave de los invasores y David Levinson conseguirá crear un virus para neutralizar su escudo protector. Comienza el contraataque!
Tras esta premisa encontramos una de las películas más taquilleras de aquel lejano 1996. Muchas películas de extraterrestres se habían rodado antes de Independence Day, pero ninguna había llegado a su nivel técnico. Todos los efectos especiales que vemos son verdaderamente espectaculares, y nos quedarán grabadas en la retina muchas escenas, como por ejemplo la destrucción de la Casa Blanca.
Los actores cumplen con su cometido, simple y llanamente, el guión no es ningún reto para ellos. La película busca entretener y sorprender, y lo consigue, a pesar de sus enormes agujeros en el guión.
Que un informático consiga crear un virus informático que consiga doblegar un sistema operativo alienígena es de traca, o que un piloto americano consiga pilotar con destreza una nave alienígena también. Otro fallo que arrastra la cinta es el patriotismo excesivo, en todo momento se muestra a Estados Unidos como los salvadores, y deja a los demás países como simples peleles.
En conclusión se podría decir que es una película muy recomendable, y teniendo en cuenta el aluvión de invasiones que se nos vienen encima (Battle Los Angeles, Monsters, Cowboys and Aliens...), va bien revisionar estas pequeñas joyas de la ciencia ficción y disfrutar "una jartá".

Valoración: 4/5