24.5.11

Lo bueno, si breve, dos veces bueno: No time for nuts (Chris Renaud & Mike Thurmeier, 2006)

Una nueva aventura de Scrat y su bellota, que en esta ocasión se chocan con una máquina del tiempo que les llevará a pasearse por diferentes momentos de la historia. Una vez más los creadores de Ice Age cogen a su personaje menos hablador pero más sufridor de las películas, y con él montan una historia con las recurrentes paradojas temporales que se les pasen por la cabeza, como un científico congelado en el hielo.
Scrat viajará a la época del Rey Arturo, se peleará con gladiadores, y verá el Titanic, entre otros muchos lugares, y como siempre jugando con la aparente inmortalidad del personaje que a pesar de encontrarse siempre, incluso en las películas, en las situaciones  más extremas de dolor, supera las adversidades para volver al lado de su amada... bellota.
Un excelente corto, como la mayoría de los que proceden de grandes películas de animación, desde Toy Story a Ice Age pasando por Shrek, todas y cada una de ellas son entrañables por ellas mismas, ya que además de ofrecernos una nueva y magnífica aventura, consigue conservar la esencia de los filmes originarios.
Como curiosidad debemos fijarnos que a pesar de que Scrat recorre épocas de la historia dominadas por los humanos, estos no aparecen ni en una sola ocasión, dejando todo el protagonismo a esta curiosa ardilla y su bellota.
Un corto que tanto a los que les gustó los filmes de Ice Age como a los que le fueron indiferentes, ya que es imposible odiarlos, dejará satisfecho, tanto por su magnífico ritmo, ya que sus siete minutos parecen uno, ya que lo conciso de los diferentes episodios pero lo bien realizados y argumentados que están hacen de esta aventura uno de los mejores cortos de animación, con trasfondo histórico, que existen.

Valoración: 4/5