5.5.11

Recomendación de la semana: La casa de tus sueños (Dany Boon, 2006)

Si Nada que declarar es su su film más nuevo, y Bienvenidos al Norte es su más exitoso, este es el primer film de Dany Boon. El magnífico cómico se estrenó detrás de las cámaras con este film, alejado de los prejuicios muy trabajados en sus otros dos filmes, en los que crítica a las inmobiliarias y el mundo de las reformas. Como si del argumento de un monólogo se tratara, todo gira entorno a la compra y reforma de una casa a las afueras de París.
Charles Boulin, traba-jador del departamento de morosos de una financiera, a raíz de su trabajo es un tacaño, característica que siempre crítica su mujer, Anne, y sobretodo cuando el día de su cumpleaños le regala un libro y un CD de música, a cambio de un reloj carísimo. Entonces Charles, para que dejen de decirle que es un tacaño, decide hacer un gran regalo a su esposa, una segunda residencia a las afueras de París, el problema es que se equivoca al momento de elegir inmobiliaria. El vendedor, Draquart, es un astuto lince de las ventas y le coloca una casa, según él a quince minutos del centro de París, reformada de hace poco y muy barata, la verdad es que está a un poco más de quince minutos, no está reformada, y el precio es exagerado, a pesar de todo ello se decide comprarla, pero se le adelanta su compañero de trabajo, Jacques, pero en una ataque de avaricia Charles le roba la maleta, averigua donde vive la propietaria y le hace una oferta definitiva para comprar la casa, y lo consigue. Es a partir de este instante que empezarán los problemas, debido al robo de la maleta pierde el trabajo, los encargados de las reformas son un desastre, y esa casa será un pozo sin fondo de gastos y más gastos, y tendrá que hacer todo ello sin que su mujer se entere, ya que es una sorpresa, y vaya sorpresa.
Una muy buena cinta cómica, se nota la factura de Boon, ya que la historia está llena de tópicos, como también lo están sus dos otras películas, demostrando una vez más que para hacer reír no hace falta mucho más que una situación exagerada llevada al extremo. Como siempre, con un clásico humor francés, antes del desenlace feliz, hay un momento de gran tristeza en que el protagonista no ve muy claro su futuro.
El reparto, liderado por el propio Boon, está formado por Michèle Laroque (Salir del armario), Daniel Prévost (La cena de los idiotas), Zinedine Soualem (Nada que declarar) y Laurent Gamelon (¡Que te calles!), creando una química ante la cámara con la que consiguen arrancarnos una sonrisa y una carcajada con un simple juego de palabras o una mirada de desesperación.
Una buena película, para disfrutarla viendo como Dany Boon como se pone de los nervios como un padre de familia endeudado, con unos paletas que no hacen nada o lo hacen a medias y mal, y un agente inmobiliario que parece más bien un diablo.

Valoración: 3,5/5