16.5.11

Sesión de tarde: Romanzo Criminale (Michele Placido, 2005)

Primera adaptación del drama mafioso Romanzo Criminale, una novela de Giancarlo de Cataldo de 2002, que nos narra el ascenso de la Banda de la Magliana, una banda criminal proveniente de los barrios bajos de Roma que desde los setenta hasta principio de los noventa controlo la droga, el juego y la prostitución en la capital italiana.
De Cataldo hace una ambientación, cambiando nombres y apodos, de unos sucesos reales que aterrorizaron las calles de Roma, que junto con El Padrino de Mario Puzo constituye la base de las novelas mafiosas de raíz italiana. Y el film que estamos tratando, al igual que la serie que ha venido después, son un claro ejemplo de la herencia que empezó con los filmes de Francis Ford Coppola y Sergio Leone, y como estos han influenciado en todas las posteriores realizaciones del género.
Michele Placido adapta la novela a la perfección sin perder detalla alguno de los negocios, consiguiendo componer una obra con todo lo esencial de la historia original, ya que el tiempo limitado del film impide darnos más detalles. El tempo del film es mucho más acelerado que el de la serie, haciendo que tanto la historia como los personajes sean más superficiales, ya que para cuando los conocemos han desaparecido de la escena, además los sentimientos y los perfiles de cada uno de ellos están mucho menos detallados y recurren a los tópicos más que al contenido de la novela.
A pesar de todo ello estamos ante un excelente film del género de factura italiana, y no norteamericana, con excelentes actores como Pierfrancesco Favino, Kim Rossi Stuart, Claudio Santamaria y Anna Mouglalis en los papeles principales de Líbano (il Libanese), Frío (il Freddo), Dandi y Patrizia.
Todo el contenido perfectamente ambientado tanto en vestuario, coches y, sobretodo, la música con todos los grandes éxitos de los setenta, que tanto gustan a todos.
Un film de muy buena factura, que a pesar de no tener tanto contenido como la serie, consigue atraernos de tal forma que es imposible separarse de la pantalla.

Valoración: 4/5