17.5.11

Una dulce mentira, la comedia francesa va a la peluquería

El director de Un engaño de lujo (2006) y Usted primero (2003), Pierre Salvadori, vuelve a confiar en Audrey Tautou para el papel protagonista de Una dulce mentira -De vrais mensonges en francés-, la última comedia romántica francesa.
Émilie es la propietaria de una peluquería, cuya madre no ha superado el divorcio y lleva cuatro años sin vivir. Un día recibe una carta de amor anónima pero la tira sin saber que la envía Jean, un empleado suyo que está perdidamente enamorado de él. Frente a esta situación, Émilie utilizara la carta para animar a su madre, mezclando al inocente Jean en todo ello, haciéndolo pasar por un amante anónimo que no es pero si que es.
Audrey Tautou, Nathalie Baye y Sami Bouajila son este peculiar trío amoroso, que nos va llevar a vivir una comedia más de enredos muy profundo, que a pesar de la superficialidad del argumento consigue llevarnos a un mundo de sufrimiento y pasión. La primera, ya alejada definitivamente de Amélie, interpreta un papel, muy parecido al que hizo para Pierre Salvadori en 2006, de una histérica y controladora mujer obsesionada por arreglar las cosas, pero cuando lo consigue tan solo logra complicar más las cosas. Nathalie Baye, que interpretó a Paula Abagnale en Atrápame si puedes y fue coprotagonista en El regreso de Martin Guerre, aquí hace de una mujer despechada que no consigue solucionar su vida a pesar de haber pasado cuatro años de su divorcio. Bouajila, que recientemente protagonizó Hors-la-loi, aquí interpreta a un joven e inocente hombre que está perdido por amor a su jefa, pero que no se atreve, y debido a su cobardía se ve mezclado en un lío de lo más vodevilesco.
A pesar de los tópicos claros del géneros, al igual que en Un engaño de lujo, Pierre Salvadori consigue crear una buena historia de amor, con un complicado triángulo amoroso, provocado por la histérica protagonista, que nos lleva a sentir auténtica empatía por los personajes, sobretodo por Jean, el gran sufridor del film, ya que sin comerlo ni beberlo se ve envuelto en una complicada relación de familia.
Un excelente film para ver en pareja y descubrir o recordar as tonterías que se hacen por amor.

Valoración: 3,5/5