13.6.11

Paul, el nuevo E.T.

Graeme y Clive son dos freakys británicos que viajan hasta el oeste de Estados Unidos para ir a la famosa Comic Con, y después emprender una ruta por los lugares relacionados con los extraterrestres pasando por la Área 51 y Roosvelt, pero en mitad de camino presencia un accidente, pero la posible víctima no es un humano sino un... ALIEN! Ambos ven cumplidos sus sueños, pero ahora deberán ayudarlo a escaparse y poder volver a su planeta.
Nick Frost y Simon Pegg, dos de los cómicos en alza del cine, que con el peculiar y escatológico humor británico, revisionan el clásico E.T. de Steven Spielberg, para darle un estilo más gracioso y actualizado. En este caso el alien, Paul, es malhablado, ya que habla perfectamente el inglés, soez, guarro, fuma porros, etcétera, etcétera. Estos dos actores se atreven a escribir por primera un guión para un largometraje, y lo hacen realmente bien, aunque en mi opinión la historia y la relación que hay entre los dos personajes es la que existe entre los actores, como hemos visto y veremos en multitud de cintas más como Zombies Party y Arma fatal. Para dirigir esta locura de film, los guionistas le cedieron la batuta a Greg Mottola especialista en comedias de este estilo como Adventureland y Supersalidos.
Además de Frost y Pegg, en la cinta participan Jeffrey Tambor, como autor de Sci-Fi, Jane Lynch como camarera del bar más cercano a la Área 51 y Jason Bateman como Agente Zoil, una parodia del Agente Mulder. Pero lo que se lleva la palma es la voz de Paul, Seth Rogen, lo equivalente a Frost y Pegg pero en Estados Unidos, y logra darle esa personalidad pasota de este peculiar alien. En la versión en español, la voz de Paul aún va a mejorar aún más  cuando se encargue de ello Santi Millán.
Lo que está claro, como se ve en el making of, es que la grabación fue una auténtica fiesta, un no parar, ya que todos los que allí estaban lo hacían porque disfrutaban, además este excéntrico road trip, fue realmente un viaje y una aventura para estos dos británicos hasta la médula.
Realmente divertida, frenética y con multitud de guiños a la ciencia ficción, desde E.T hasta Star Wars, sobretodo parada atención a la música que se oye de fondo cuando los protagonistas entran en un bar de carretera. Muy recomendable para los seguidores de toda la ciencia ficción.

Valoración: 4/5