14.6.11

Sesión de tarde: Los juicios de Nuremberg (Yves Simoneau, 2000)

Basada en la novela homónima de Joseph E. Persico, Los juicios de Nuremberg recrea lo que fue el ocaso de los jerarcas nazis. Con Hitler, Goebbels y Himmler muertos, todos ellos suicidados al ver que su mundo se desvanecía, el último gran líder de la Alemania Nazi, Göring, junto con veinte mandatarios, banqueros e ideólogos nazis fueron llevados a juicio en la ciudad que en su día fue el centro del movimiento nacionalsocialista. El encargado de montar todo el "espectáculo", fue el fiscal Robert H.Jackson, que debe llevar a cabo un juicio justo para aquellos que no dieron ninguno, para demostrar al mundo cuan equivocados estaban lo nazis. Un auténtico ejemplo de la historia, de que episodios debe repetirse para que no sean más que eso, historia.
Yves Simoneau, especialista en dirigir miniséries para la televisión, como la de Napoleón, en el año 2000 se atrevió a llevar a cabo este proyecto, habiendo ya diversos precedentes, de unas tres horas que nos narraría todo lo que sucedió en Nuremberg, desde que Göring se entrega a los norteamericanos, hasta que son ejecutados todos los condenados a muerte.
Como es habitual en los filmes que nos recrean un hecho histórico bastante conocido el peso del film no está en dar un buen final al espectador, sino saber llevar la historia de tal forma que, a pesar de ser un argumento muy sabido, siga emocionando y sorprendiendo.
Los dos actores principales, Alec Baldwin y Brian Cox, el primero como fiscal Jackson y el segundo como el despiadado jefe de la Luftwaffe, Hermann Göring, consiguen hacernos entrar en el destino escrito que tuvieron los mayores impulsores del III Reich, y mostrarnos la lucha de dos bandos, personificados en ellos, con los ideales muy claros. Junto a ellos esta un veterano Christopher Plummer, con exceso de rayos uva, que es el fiscal del Reino Unido durante el juicio.
A pesar de que en los juicios Göring fue el último "tiburón" nazi, no fue el único protagonista ya que Rudoplh Hess o Albert Speer también se hicieron ver, pero en el film quedan relegados a papeles muy secundarios, dejando todo el liderazgo al Reichsmarschall. La única pega que se puede encontrar en el film es la perfección con la que están descritos los personajes, tanto acusados como acusadores, todos saben cuál es su papel en este juego, y no lo abandonan, dejando de lado las seguras contradicciones personales en las que se vieron todos, sobretodo los acusados, al ver que el entorno les era hostil.
Un excelente film de abogados, con trasfondo histórico, cuya agilidad en la narración hace que las tres horas de duración sean mucho más que llevaderas. Y si una vez vista esta alguien se queda con ganas de más, puede ver Nuremberg: los nazis a juicio, un documental de tres capítulos de la BBC, en que documental clásico se mezcla con la dramatización, o el clásico de 1961 ¿Vencedores o vencidos?.

Valoración: 4/5