24.8.11

Clásico Disney #43: El planeta del tesoro (Ron Clements, 2002)

Jim Hawkins, conocido por ser un gran surfista solar, se enfrenta a una cacería intergaláctica de tesoros. En sus manos cae un legendario mapa que le llevará a una gran fortuna, el llamado "El Botín de los Mil Mundos". A bordo de un espectacular "galeón solar", Jim se convierte en el ayudante del cocinero del barco, el cyborg, John Silver- mitad hombre, mitad máquina- que le enseña la forma de ser un buen explorador del espacio. Luchando por sus vidas, Jim junto a su pequeño amigo Morfo, conocerá a un simpático robot, conocido por el divertido nombre de B.E.N. (Bio Electro Navegador). Juntos, bajo el mando de la inteligente Capitán Amelia, descubrirán un impresionante tesoro mucho más grande de lo que nunca nadie imaginó.
La isla del tesoro es reinterpretada por el imaginario Disney para obtener una nueva versión de los hechos, así pues la acción se traslada a una época pseudo futurista en que los navíos, los personajes y los distintos lugares de la obra de Robert Louis Stevenson, son substituidos por naves espaciales, extraterrestres y planetas lejanos, pero no al estilo de la ciencia ficción, sino en una extraña mezcla entre la era colonial y la era futurista, ya que, por ejemplo, la gente viste como en el siglo XVIII pero las prótesis de los marineros son electrónicas, y las naves espaciales tienen velas a pesar de llevar cohetes a reacción. Todo ello dando lugar a una curiosa forma de representar a los piratas, a pesar de que los, que podríamos llamar, "piratas del espacio", han sido representados en multitud de filmes.
Esta no es la primera aproximación de Disney a la novela de Stevenson ya que durante las primeras décadas del siglo pasado produjo varias representaciones de esta aventuras, siempre con actores de carne y hueso que, con el tiempo, se convirtieron en la imagen que todos tenemos de los personajes de esta aventura.
Una buena revisión de la más famosa historia de piratas de toda la historia, que no defraudará ni a puristas ni a desconocedores de esta obra maestra de la literatura de aventuras.

Valoración: 4/5