20.9.11

El caso Farewell, el espionaje durante la Guerra Fría

Como nos ha revelado el cine habitualmente, la caída de los grandes imperios no es gracias a una coalición que se organiza frente a ellos, sino de la modesta y secreta tarea de un solo hombre, desde Nuestro hombre en la Habana, a Garbo. El espía que salvó al mundo, centenares de filmes nos han retratado estas situaciones, El caso Farewell, es uno de ellos.
Pierre Froment es un ingeniero francés que trabaja, con un visado, en Moscú, que por suerte o por desgracia, un día se cruza con Sergei Gregoriev, un coronel del KGB ruso que, harto de los métodos poco socialistas del gobierno de la URSS, decide hacer caer al bloque comunista pasando información al bloque occidental. La operación, controlada por el gobierno francés, rápidamente pasa a instancias mayores cuando llega a manos de Ronald Reagan, por aquel entonces presidente de los EUA, que decide que la operación debe seguir hasta agotar la fuente.
Christian Carion escribe y dirige este thriller sobre el espionaje durante la Guerra Fría, basándose en una suposición que ronda por la cabeza y las carpetas de los especialistas, la cual dice que detrás de la caída del bloque soviético, había una dura tarea de contraespionaje. La idea inicial parece atractiva, una película de espías un poco menos pasada de vueltas que las de James Bond, que con los pies en el suelo nos cuente que es realmente un espía, pero cuando llevas un rato en la sala descubres que ser un espía era muy aburrido, o como mínimo lo era según Carion.
Lo que en principio se prevé un thriller de espías, a medida que avanza el metraje se quita su velo y descubre su auténtica cara de drama sociológico. Además los actores no ayudan a llevar a cabo la película más llevadera, sino de lo contrario, Guillaume Canet, como Froment, se queda soso, sin emoción durante casi todo el film, incluso en los momentos de tensión parece que esta viendo esta película de lo aburrido que es. Por su parte, Emir Kusturica, dejando de lado su peculiar forma de ver la vida y sus ideas un poco exageradas, tampoco logra convencer ya que más que un agente del KGB parece un rockero de mediana edad venido a menos, ¿desde cuando un agente del KGB lleva melenas?
El argumento es convincente, leído sobre el papel, pero la forma de llevarlo a cabo aburre a cualquiera, además tampoco es convincente como drama, ya que permanentemente ves que los personajes no son reales sino meros estereotipos históricos. En mi opinión, mejor dicho, a mí gusto es un desastre y una serie de desvaríos recubiertos con el papel pintado de un thriller de intriga. Sé que la crítica en general ha alabado la cinta, pero a mi no me ha gustado, peor aún, me ha dejado completamente indiferente, podía ver el film como quien escucha la música del vecino, se oye lejos, mal, y además no es tu estilo.

Valoración: 2/5